La OMS recomienda establecer dos semanas para cada fase de desescalada

Entre cada fase debe haber un periodo de dos semanas para indentificar eficazmente el riesgo de nuevos brotes y responder a los mismos de forma adecuada.