La nueva realidad asistencial en el contexto de la COVID

211

Por Juan Luis Steegmann
Portavoz sanidad GP VOX, médico

Antes de comenzar estas líneas, quiero felicitar a los que escogieron el título. No han caído en la tentación de decir algo como: “La era post COVID”. No va a haber tal cosa, ya que la epidemia del coronavirus de Wuhan tiene componentes de dos eventos que han cambiado el mundo: la endemia del SIDA y el ataque del 11 -S de 2001. Anuncia el amanecer de una nueva y peligrosa era. No hace pocos años, microbiólogos de todo el mundo anunciaron que la próxima plaga sería una enfermedad X, que podría ser, según ellos, bien una bacteria multiresistente a los antibióticos, bien un virus respiratorio cuyo reservorio sería un animal, es decir una zoonosis.

No hablaban por hablar. Ya teníamos los precedentes de otros coronavirus, el SARS y el MERS. Podemos pensar que el primer SARS también nació en esos mercados de China llenos de salpicaduras de animales vivos, recién sacrificados delante de las narices de los clientes. Involuntaria, inconscientemente voluntaria o voluntariamente, el coronavirus de Wuhan se extendió por el mundo. La globalización inevitablemente causa plagas. Plagas que serán cada vez más mundiales, y que amenazan la salud directa e indirectamente a través del deterioro económico y la ruptura social.

Es trivial, para mí, decir que estas epidemias, fomentarán la teleasistencia como principal solución. Sin duda habrá que implementar métodos telemáticos de relación médico-paciente.

Pero nada podrá sustituir la relación presencial del paciente y su médico, y como no, de sus familiares o amigos. Debe ser protegida por una estrategia de seguridad nacional.

Para ello, proponemos concebir una muralla microbiológica en tres círculos. Observatorios microbiológicos exteriores, que nos avisen del surgimiento de amenazas. Una frontera microbiológica, que detecte e impida la entrada de personas o productos infectados, así como de animales portadores. Y una vigilancia interna, al modo del observatorio contra la gripe, que detecte infecciones importadas en las personas que habitan entre nosotros y a las que hay que cuidar. La seguridad que necesita la buena asistencia se basará en la ciencia, la diagnóstica y la microbiología.