La ministra de Sanidad, Mónica García, ha presidido este miércoles la celebración del Día Nacional del Donante de Órganos, Tejidos y Células, donde ha reconocido que estamos ante “uno de los mayores actos de generosidad, que describe la calidad humana de la sociedad española”.

La ministra ha destacado “la ejemplaridad de los donantes y de esas familias que, en el trágico momento que supone la pérdida de un ser querido, dicen sí a la donación, así como de aquellas personas que se someten a una cirugía mayor para mejorar la vida de un familiar e incluso de una persona desconocida; por y para ellos es este acto de homenaje”, ha dicho.

Mónica García ha recordado también que “para mejorar la protección social de los donantes de órganos en vida, la semana pasada el Congreso de los Diputados aprobó, por unanimidad, la admisión a trámite de una proposición de ley que crea un régimen de protección laboral específico para ellos”.

La directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) Beatriz Domínguez-Gil, ha agradecido su colaboración a todas las organizaciones que participan activamente en este proceso y ha incidido en la importancia de la donación, “que es también una forma de que afloren nuestros valores como sociedad, valores como la solidaridad, el altruismo  y el compromiso social”.

Esta jornada, que se celebra el primer miércoles de cada mes de junio, constituye una oportunidad para homenajear a los donantes y a sus familias y recordar la importancia de la donación de órganos, tejidos y células.

Con este objetivo, la ministra de Sanidad, acompañada por la directora general de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, ha presidido el acto institucional en la sede del Ministerio de Sanidad, que ha reunido a representantes de las entidades que conforman la Unión de Trasplantados de Órganos Sólidos (UTxs): la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER); la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH); la Federación Española de Fibrosis Quística (FEFQ); y la Federación Española de Trasplantados de Corazón (FETCO).

Este año, la ONT ha querido rendir homenaje a aquellas personas que han donado en vida un riñón o parte de su hígado para dar una segunda oportunidad a un ser querido y, en el caso del riñón, e ocasiones a un desconocido.

La expansión del trasplante renal de donante vivo en España

Desde que se creara la ONT en 1989 hasta el 31 de diciembre de 2023, cerca de 6.500 personas han donado un riñón (5.913) o parte de su hígado (509) en vida en España.

El primer trasplante renal de donante vivo se realizó en el Hospital Brigham de Boston (Estados Unidos) en 1954. El Hospital Clínic de Barcelona fue el centro que llevó a cabo el primer procedimiento de este tipo en España en 1965, seguido, ese mismo año, de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

La actividad de trasplante renal de donante vivo fue limitada durante años en España, pero ha aumentado de forma exponencial a lo largo de este siglo. De este modo, si en el año 2000 fueron 19 las personas que donaron un riñón en vida, la cifra aumentó hasta el máximo histórico de 435 procedimientos en 2023.

El crecimiento del trasplante renal de vivo en España responde a la necesidad de trasplante renal de la población, pero sobre todo a los mejores resultados que ofrece en comparación con el de donante fallecido.

A ello se suma la seguridad del procedimiento para el donante, que es siempre sometido a una estricta evaluación médica y psicosocial, así como a un seguimiento estrecho de por vida. La incorporación de técnicas mínimamente invasivas para la nefrectomía del donante (mediante cirugía laparoscópica en el 98 por ciento de los procedimientos) también ha facilitado una más fácil recuperación de la cirugía, permitiendo una estancia hospitalaria media de sólo cuatro días.

En el caso del trasplante hepático de donante vivo, el primer caso del mundo se llevó a cabo en un niño en la ciudad de Brisbane (Australia) en 1989. En España, el primer procedimiento se realizó en el Hospital Universitario La Paz de Madrid en 1993.

El máximo de actividad de trasplante hepático de vivo en España se registró en el año 2002, con 41 trasplantes. Sin embargo, este número ha ido disminuyendo progresivamente desde 2019, habiéndose efectuado sólo dos trasplantes de este tipo el pasado año.

Esto se debe a las mejoras introducidas para facilitar el acceso de los niños al trasplante hepático, que son habitualmente los receptores de hígados de donante vivo.

Mujer de mediana edad, perfil de donante de riñón en vida

Según datos de la ONT, la media de edad del donante renal de vivo en 2023 fue de 54,4 años y la del receptor de 47,7 años. De los 435 trasplantes renales de vivo realizados el pasado año, 17 (4 por ciento) se llevaron a cabo en niños.

En estos casos, la media de edad del donante fue algo menor (44,6 años), por tratarse normalmente de un progenitor del receptor.” Además, siete de cada diez donantes renales fueron mujeres”, ha dicho la ministra.

La relación más frecuente entre donante y receptor fue cónyuge/pareja sentimental (38 por ciento), seguida de hermano/a (23 por ciento), madre (17 por ciento), padre (7 por ciento), otra relación familiar (5 por ciento), hijo/a (3 por ciento) y amigo/a (3 por ciento). En el 4 por ciento restante, no existía ninguna relación entre donante y receptor, por haberse realizado el procedimiento dentro del Programa de Trasplante Renal Cruzado.

En la última década se han llevado a cabo 359 trasplantes renales de vivo ABO incompatibles en España.

20 cadenas iniciadas por donantes altruistas

El Programa de Trasplante Renal Cruzado se basa en el intercambio de donantes de riñón de vivo entre dos o más parejas de donante-receptor incompatibles por grupo sanguíneo ABO o prueba cruzada positiva. Al intercambiar donantes, se conforman nuevas parejas de donante-receptor que, sin tener relación genética o emocional alguna, son compatibles entre sí. Este programa también permite incorporar la figura del donante altruista o buen samaritano (aquel que dona un órgano en vida a una persona desconocida y a la que no va a tener la oportunidad de conocer) para generar cadenas de trasplante que terminan con el de un paciente en lista de espera de donante fallecido.

La ONT puso en marcha este Programa hace ya 15 años. El primer trasplante renal cruzado en España se efectuó en julio de 2009. Desde entonces hasta el 31 de diciembre de 2023, se han realizado 325 trasplantes renales de vivo en el marco de este programa, efectuados en 66 ciclos de dos parejas, 44 de tres parejas y 20 cadenas iniciadas por donantes altruistas. Cada uno de estos donantes altruistas ha beneficiado a 3 pacientes de media. La cadena más larga hasta el momento se realizó en 2014: iniciada por un “buen samaritano”, en la cadena participaron cinco parejas y se realizaron seis trasplantes.

El correcto funcionamiento del Programa de Trasplante Renal Cruzado se basa en un Registro de Parejas Incompatibles donante-receptor vinculado a un algoritmo que permite realizar combinaciones para identificar parejas compatibles cada cuatro meses.

También se sustenta en un Protocolo Específico de Actuación, que contempla la realización simultánea de los trasplantes de cada ciclo.

La ONT facilita la cooperación constante entre los nefrólogos y urólogos de los equipos de trasplante renal, los servicios de inmunología y las coordinaciones hospitalarias y autonómicas de trasplante. Todo ello asociado a un complejo proceso logístico para efectuar el traslado de los riñones en el que se colabora con servicios de ambulancias, compañías aéreas y Renfe.

El Programa español de Trasplante Renal Cruzado es uno de los más desarrollados en Europa, junto al de Holanda y el de Reino Unido.

España lidera el trasplante cruzado internacional

En 2018, la ONT internacionalizó el Programa de Trasplante Renal Cruzado a través de un acuerdo de colaboración con Italia y Portugal y en el marco de la Alianza de Trasplantes del Sur de Europa. Las parejas donante-receptor que no encuentran un intercambio adecuado en sus programas nacionales, pueden hallar una combinación en cruces realizados entre los tres países, al incluir un mayor volumen de parejas y más heterogéneas genéticamente. Cada año, la ONT impulsa tres cruces entre los países participantes. En Europa, existen otros dos programas de trasplante cruzado internacional, el de Scandiatransplant (con la participación de Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega) y el mantenido entre Austria, Israel y República Checa.

En el último cruce del Programa de Trasplante Renal Cruzado internacional del Sur de Europa participaron 11 hospitales españoles, 6 italianos y 2 portugueses, con 164 parejas donante-receptor: 98 de España, 48 de Italia y 18 de Portugal. Desde que se inició esta cooperación hasta diciembre de 2023, se han trasplantado 16 pacientes en este programa internacional, de los que 9 son pacientes de España, 4 de Italia y 3 de Portugal.

La ONT ha presentado a la Comisión Europea el proyecto EURO-KEP, a desarrollar con un consorcio compuesto por 18 organizaciones de 15 países. EURO-KEP tiene como objetivo la construcción de un programa de trasplante renal cruzado paneuropeo que permita cruces de parejas donante-receptor entre un mayor número de países, con un software y unas normas de funcionamiento comunes.


También te puede interesar…