CARMEN M. LÓPEZ Madrid | viernes, 18 de mayo de 2018 h |

Una de las mesas redondas del XXII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), abordará el estado en que se encuentra la microbiología dentro del marco español y europeo.

Álvaro Pascual, jefe de Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Virgen Macarena, será el encargado de dirigir este encuentro.

Como indica el experto, actualmente la especialidad se encuentra en un estado de incertidumbre. “Desde la paralización del Real Decreto de Troncalidad y la paralización de las actividades de la Comisión Delegada del Tronco de Laboratorio, no hemos recibido directrices específicas del Ministerio”. A la espera del nuevo decreto, Pascual confía en que “no se comentan los mismos errores”.

En su opinión, la especialidad de Microbiología y Parasitología debe seguir siendo no troncal porque no hay suficientes competencias comunes con las otras especialidades denominadas “de laboratorio”. “No se puede formar un tronco donde tres de las cuatro especialidades que lo conforman no están de acuerdo. No tendría sentido”, asegura.

En este sentido, el microbiólogo apunta que los desafíos actuales son varios. En primer lugar, conseguir que la especialidad siga siendo no troncal, como por ejemplo anatomía patológica. También es importante desarrollar un nuevo programa por competencias que sustituya el programa vigente de 2006. La microbiología y parasitología ha cambiado enormemente en los últimos años y muchos de esos cambios “no están recogidos en el programa actual”. Finalmente, Pascual está convencido de que el diagnóstico de las enfermedades infecciosas tiene que ser realizado por especialistas en microbiología y parasitología, y no por otros profesionales sanitarios que no tienen las competencias y conocimientos suficientes. “La microbiología en España es una especialidad multidisciplinar. Es muy importante seguir contando con especialistas médicos”, resume. La creación, por tanto, de un tronco de laboratorio alejaría a los médicos de ésta especialidad y eso sería una gran pérdida para la especialidad.

La microbiología clínica española es la quinta mejor del mundo en términos de producción científica. El 50 por ciento de los mejores investigadores (por índices bibliométricos) en el área de conocimiento de esta especialidad son microbiólogos clínicos. “Pasar la microbiología a un tronco de laboratorio con solo dos años de formación específica iría en detrimento de la calidad de la docencia y a la larga, de la seguridad del paciente”. Pascual no descartaría valorar si no sería necesario ampliar la formación a cinco años, como está ocurriendo en muchas otras especialidades.

Con todo, la situación en Europa es muy diversa pero la figura que más se repite es la de una especialidad para médicos no troncal con una duración de cuatro ó cinco años. En España, la especialidad es multidisciplinar y no troncal. “El modelo funciona y nuestra microbiología está reconocida internacionalmente. ¿Porqué cambiar lo que funciona?”, acota.