GM Madrid | jueves, 22 de diciembre de 2016 h |

El anteproyecto de la nueva Ley de derechos y garantías en el proceso de atención al final de la vida de la Generalitat Valenciana –todavía en fase de borrador– “contará con todas las voces y sensibilidades” con el objetivo de “garantizar la posibilidad de morir con dignidad, sin dolor, en un ambiente de privacidad y respetando la voluntad de las personas”.

Así lo ha asegurado la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, durante su intervención este jueves en la jornada sobre ‘Derechos, deberes y garantías en el proceso de atención al final de la vida’ que se ha celebrado en la Facultad de Medicina de la Universitat de València (UV), según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Sobre el borrador de la norma, ha explicado que se trata de un texto “abierto al debate y la participación ciudadana” que Sanidad ha remitido a colegios profesionales, sociedades científicas, sindicatos y profesionales de la Comunitat para que “aporten sus ideas” al anteproyecto. En la redacción del documento legal han participado una veintena de expertos.

Por tanto, Montón ha destacado que la ley “nace del intercambio de ideas y propuestas y cuenta con un amplio proceso de participación en el que se dará cabida a todas las voces y sensibilidades”, informa Europa Press.

Para recoger las sugerencias de la ciudadanía, la Generalitat ha abierto un buzón en el portal web de participación de la Conselleria de Sanidad (san.gva.es/web/secretaria-general-administrativa/consulta-publica), donde la población puede exponer sus planteamientos a título individual, de cara a que la norma recabe el “mayor consenso posible”.

Tras un plazo de 15 días, Sanidad seguirá recabando las aportaciones hasta el cierre definitivo del borrador en la dirección de correo electrónico dgas_afv@gva.es. Una vez cerrado, se volverá a abrir el proceso participativo durante la tramitación administrativa posterior que desembocará en el anteproyecto de ley.

Con esta norma, la responsable de Sanidad ha resaltado que la Comunitat se sumará a otras seis regiones de España (Andalucía, Aragón, Canarias, Navarra, Galicia y Baleares) que ya cuentan con legislación propia sobre este tema.

“Hablamos de avanzar en los cuidados paliativos para proteger la dignidad de la vida de las personas hasta su muerte y de que el paciente pueda planificar el final de su vida, el lugar en el que elige morir, ya sea en casa o en un hospital, con garantía de uso individual de una habitación, con consuelo espiritual o sin él y con qué tipo de cuidados sanitarios cuando la situación es irreversible”, ha detallado Carmen Montón.

Para conseguir estos objetivos, la consellera ha señalado que la norma contará con el asesoramiento del Comité de Bioética de la Comunitat, constituido recientemente, con lo que “ninguna sensibilidad quedará fuera de este debate si no es por su propia voluntad”, ha remarcado.

En este sentido, la titular de Sanidad ha reivindicado la importancia de “la autonomía en las decisiones del ser humano y la toma de conciencia de la muerte como el fin natural de un proceso biológico”, lo que, en su opinión, “fundamenta el objetivo de morir en paz y con dignidad”.

“Una vida digna requiere una atención digna en el umbral de la muerte”, ha manifestado, para subrayar que la Comunitat “es un buen sitio para vivir y también lo tiene que ser para morir”.

El borrador del anteproyecto de ley aborda cuestiones como el respeto a la dignidad de la persona en el proceso del final de la vida, a la autonomía, a la intimidad de la persona y de sus familiares o allegados y a la confidencialidad de las informaciones médicas que deban recibir.

Al mismo tiempo, garantiza que el rechazo o la interrupción de un procedimiento, tratamiento o información “no causará ningún menoscabo” en la atención integral en el proceso del final de la vida, junto al derecho de todas las personas a recibir cuidados paliativos integrales, o el derecho a la atención personalizada.

Además de la ponencia de la consellera de Sanidad, la jornada ha contado con un coloquio entre la socióloga María Ángeles Durán, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y Adela Cortina, filósofa y catedrática de ética, moderadas por la periodista Soledad Gallego-Díaz.

A lo largo de la sesión, los participantes han abordado la necesidad de garantizar la atención sanitaria al final de la vida; la posibilidad de morir con dignidad, sin dolor y en un ambiente de privacidad, y la voluntad y la autonomía de cada persona.

El encuentro ha puesto así el acento en la importancia de ofrecer una respuesta sanitaria y humanizada al paciente desde su nacimiento hasta su muerte, además de establecer un marco normativo que aborde de forma integral los cuidados al final de la vida, desde el respeto a los valores éticos y la dignidad de la persona, y que ampare jurídicamente al personal sanitario.

La mesa redonda final ha estado moderada por la directora de Enfermería del Hospital de la Magdalena, Pilar Pérez, y ha contado con la intervención de la directora del Hospital Pare Jofré, Carmen González; el presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignament, Javier Velasco, y la catedrática de Metodología y Ciencias del Comportamiento de la UV, Carme Oliver.