Tras la celebración del último Consejo de Ministros del año, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido para presentar el ‘Informe de rendición de cuentas del Gobierno de España’. A través del mismo, ha hecho balance de las medidas adoptadas por el Ejecutivo a lo largo de 2022, haciendo mención específica a la aprobación del proyecto de jubilación activa que vio la luz a principios de diciembre tras celebración del Consejo Interterritorial. Como ha puntualizado Sánchez, este pretende “reforzar el Sistema Nacional de Salud”, y en especial la atención primaria.

Concretamente, esta medida fue presentada por la ministra de Sanidad, Carolina Darias; y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá en el seno de la Comisión de Recursos Humanos. Todo ello para hacer frente a un déficit temporal de determinados perfiles profesionales por la próxima jubilación de promociones de médicos particularmente numerosas de los años 80.

Según ha detallado el máximo responsable del Gobierno, la medida alcanza tanto a médicos de familia como pediatras en edad de jubilación, de manera que “puedan continuar durante los próximos tres años compatibilizando el 75 por ciento de su pensión con el servicio activo a tiempo completo o a media jornada”.

Reforzar el “debilitado” pilar de la atención primaria, objetivo de este proyecto para Pedro Sánchez

En última instancia, ha calificado a este proyecto como “pionero” con el fin de apuntalar “pilares mucho más debilitados a lo largo de los años, como es la atención primaria”. Durante su intervención, en clave salud, también tuvo palabras para recordar el inicio de la campaña de vacunación de la COVID-19, que cumple ya dos años. “La estrategia de vacunación que nos ha permitido superar de manera constante y progresiva la pandemia”, ha señalado.

El Plan, en detalle

Como ya detallaba el Informe de oferta-necesidad (elaborado por Sanidad), primaria es la especialidad con mayor ratio de personas de más de 60 años, uno de cada tres: 12.000 entre 60-65 años y 1.500 con más de 65 años. Está previsto que este déficit se prolongue al menos durante cinco años, hasta que rindan resultados los procesos en marcha de reforzamiento de la formación de los médicos de atención primaria, y por las menores jubilaciones a partir de ese horizonte temporal.

A diferencia del sector privado, en el que los médicos tienen diversas posibilidades de prolongar la vida laboral más allá de la edad ordinaria de jubilación (jubilación demorada, jubilación activa, jubilación parcial…), en el público no está permitida la jubilación activa, y la parcial es imposible en la práctica por no estar desarrollada reglamentariamente para los funcionarios ni para el personal estatutario.

Por ello, los cambios que se van a hacer permitirán acceder a la jubilación activa a tiempo completo de las especialidades señaladas en el sector público, con un régimen mejorado de compatibilización de pensión con la actividad laboral, del 75 por ciento en lugar del 50 por ciento general. También se permitirá a los mismos profesionales acceder a la jubilación activa para trabajar en el sector público sanitario a media jornada, igualmente pudiendo cobrar un 75 por ciento de la pensión, en lugar del 50 por ciento que se permite con carácter general.

El proyecto que se pondrá en marcha mediante cambios normativos, en la Ley General de Seguridad Social y la Ley de Clases Pasivas, es específico y acotado en el tiempo, ya que estas opciones de jubilación solo estarán disponibles para médicos y pediatras de atención primaria por un espacio de tres años.


También te puede interesar…