J.P.R. | martes, 20 de marzo de 2018 h |

La inversión realizada por España en salud pública se encuentra por debajo de la realizada por las grandes economías de la Unión Euopea. Es una de las conclusiones del estudio ‘Situación actual y perspectivas de futuro de las vacunas en España’, que ha elaborado la consultora Deloitte. El principal gasto le corresponde a Italia, que destinó un 4,99 por ciento de sus presupuestos. Le siguen Reino Unido y Francia, con un 3,34 y un 2,20 por ciento. España dedicó un uno por ciento de sus presupuestos.

En cuanto a la inversión en vacunas los mayores esfuerzos corresponden a Alemania y a Reino Unido, que invirtieron un 0,47 y y un 0,4 por ciento de sus presupuestos. España gastó un 0,3 por ciento. Un 97 por ciento de los expertos consultados por Deloitte considera que el gasto en salud pública y en vacuna en España es insuficiente. Un 72 por ciento considera que el Sistema Nacional de Salud no ha priorizado la salud pública en sus políticas de inversión. Para la realización de esta encuesta la consultora ha contado con la opinión de 50 expertos procedentes de las administraciones públicas, las asociaciones de pacientes, la industria farmacéutica y las sociedades científicas.

En concreto, España invirtió 198,6 millones de euros en vacunas, “lo que supone 4,26 euros per cápita”, destacó Gonzalo Casino, director de Consultoría de Lifa Sciences & Heaalthcare de Deloitte.

El presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP), Antonio Bernal, señaló que “para darle sostenibilidad al sistema tenemos que pasar por el capítulo de las vacunas”. Los pacientes han solicitado un “aumento de la inversión” y “a dónde se están destinando los ahorros generados por los recortes”.

Otra de las cuestiones que se trató en el informe fue la puesta en marcha de un calendario vacuna para el adulto, iniciativa que ya han adoptado una serie de comunidades autónomas. El presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós José García Rojas, explicó que “la vacunación en el adulto está ligada a factores de riesgo o a un matiz profesional. Los ideal sería estas estrategias confluyan en una común. El Ministerio de Sanidad ya está trabajando en ello”.