Premios BiC
C.M.L. Madrid | viernes, 06 de abril de 2018 h |

“Después del verano la interoperabilidad estará lista”. Así lo afirmó la semana pasada José Antonio Alonso, director general de Sistemas de Información Sanitaria de la Comunidad de Madrid.

De este modo, adelantó en la Asamblea de Madrid que la Consejería de Sanidad está inmersa en un ambicioso proyecto de receta electrónica que también incorporará el historial clínico del paciente.

Alonso compareció a petición del diputado socialista José Manuel Freire que recordó el retraso de la comunidad en comparación con otras autonomías como Aragón y Asturias. En este sentido, aseguró que la implementación de la receta electrónica en atención especializada es del cero por ciento.

“Se ha sido muy escrupuloso en la colaboración entre profesionales y esa es la clave de la tardanza, pero será bien acogida”, señaló Alonso. De hecho, aunque es consciente de que se ha podido agilizar el proceso mediante un sistema más sencillo, la Comunidad ha decidido dar un paso adelante con este modelo. Una solución, a su juicio, que permitirá conocer más detalladamente el historial de prescripción tanto en los hospitales y centros de salud como en las farmacias.

De momento, este proyecto está finalizando su fase de pruebas y pronto comenzará el período de formación de los profesionales sanitarios.

Con todo, lo cierto es que de las 17 comunidades autónomas 11 son ya interoperables, salvo Madrid, Cataluña, Baleares, Andalucía, Ceuta y Melilla. De hecho, la interperabilidad es uno de los asuntos que más ha copado las iniciativas parlamentarias durante el último año, haciendo especial hincapié en la necesidad de una implantación real.