CARMEN M. LÓPEZ Mérida | viernes, 20 de diciembre de 2019 h |

Las comunidades autónomas avanzan con sus estrategias en oncología. Aunque cada una a un ritmo diferente todas tienen entre sus prioridades la prevención, el diagnóstico precoz, los largos superviventes y la investigación. Paralelamente a estas estrategias la innovación sigue llegando a este campo, y en el horizonte está la equidad en el acceso de los pacientes a estos avances. Dos cuestiones que se deben establecer a nivel ministerial, en opinión de los expertos.

Para Ceciliano Franco, director gerente del Servicio Extremeño de Salud, es necesario un Plan Nacional para que se marquen las líneas generales. “Tiene que haber una estrategia porque entre otras cosas nos tendremos que asegurar la equidad y los aspectos relacionados con la equidad”.

El problema en el acceso de los pacientes al abordaje del cáncer es que es desigual entre comunidades para Pablo Borrega, jefe de Oncología del Hospital San Pedro de Alcántara. “Lo que está claro es que el objetivo central de todos es la supervivencia y, a día de hoy, sabemos que en determinadas circunstancias un paciente vive el doble dependiendo del lugar de residencia”, lamentó.

Esta necesidad es compartida por Julia Luisa Muñoz, jefa del Servicio de Oncología Radioterápica de Badajoz, y María Luisa Moreno, jefe de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital de Badajoz. “Hay determinados cánceres que son pocos frecuentes y es necesario que los pacientes sean tratados en centros de referencia”, apuntó Muñoz.

Con respecto a los pacientes pediátricos, Moreno, puso en valor los esfuerzos que se han hecho a nivel nacional con la estrategia en oncología infantil. Si bien, en términos generales “necesitamos una base desde donde partir y que cada comunidad ponga sus particularidades”.

El director general de planificación, formación y calidad sanitarias y sociosanitarias de la consejería extremeña, Vicente Caballero, confirmó que a nivel nacional se está pensando en una estrategia, “aunque por motivos políticos está parada”. El reto, en su opinión, es grande. “Por un lado está la equidad del sistema y por otro lado el gasto que suponen las nuevas terapias. Algo que se tendrá que vertebrar, estableciendo estructuras que contemplen centros de referencia, entre otras cuestiones”.

El Premio BiC, un acicate

A la espera de que el Ministerio comience a impulsar ese plan nacional, las comunidades avanzan. Extremadura ha sido en este 2019 ‘la mejor de la clase’ con su Plan Integral contra el Cáncer 2017-2021. Un plan que tiene su objetivo en la prevención, como destacó Franco.

En este sentido, para Caballero también hay que impulsar la formación y la información de los pacientes. Asimismo, el poder de los datos jugará un rol protagonista en este escenario.

De cara al futuro, Muñoz adelantó los avances que están por llegar. “A lo largo del 2020 pondremos en marcha la radioterapia más dirigida a los tumores”, avanzó. Por tanto, a su juicio, la hoja de ruta no debe olvidar la sostenibilidad. “Hay que tener planes de renovación de equipos, y no puede depender de los vaivenes políticos. Hay que integrarlo en los planes y con financiación”.

Borrega, por su parte, destacó la importancia de las sinergias con la industria farmacéutica, y la necesidad de mejorar la coordinación sanitaria. “Dentro de 10 años el panorama cambiará”. La transformación que ha dado Extremadura, en su opinión, ha sido notable. Por ello, “es necesario seguir cambiando y avanzando”.

“El reto ahora son los supervivientes”, adelantó Moreno, pero… ¿Qué hacemos con ellos? “Tenemos nuestra consulta de superviventes, pero debido a que no sabemos a dónde derivarlos están con nosotros. Tenemos que pensar que casi un 70 por ciento de ellos tendrán secuelas por el tratamiento que han recibido y hay que darles una solución”.