Premios BiC
Mónica Gail Madrid | jueves, 09 de enero de 2020 h |

El tratamiento de células CAR-T ha llegado a España pisando fuerte y dejando buena huella. Y, concretamente en la capital, se han arrojado hoy datos muy buenos. El consejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha asegurado que “los resultados confirman, sin duda, que vamos en el camino correcto”.

Si bien el Hospital Universitario La Paz se jactaba de haber tratado con terapia CAR-T a su primer paciente pediátrico con éxito, un niño de 11 años que padecía Leucemia Linfoblástica Aguda tipo B (LLA-B), ahora el Hospital Gregorio Marañón ha anunciado que ha iniciado ya el mismo tratamiento con 15 pacientes y que, “aunque es pronto para conocer la eficacia del tratamiento, seis de ellos han remitido por completo su enfermedad”, según ha confirmado Ruiz Escudero.

En total, en toda la Comunidad de Madrid, se han tratado, hasta ahora, a 41 pacientes: 26 de ellos con fármacos comercializados y 15 mediante ensayos clínicos. “Nuestra comunidad y nuestro país ha dado en los últimos años un paso de gigante en el abordaje de enfermedades muy graves para las que no disponía opciones de tratamiento, como algunos tipos de cánceres o también para lesiones medulares. Y eso es solo el principio, porque estamos preparados para la aplicación de nuevos medicamentos de terapias avanzadas para ciertas patologías como para fístulas complejas o para distrofias de retina”, ha afirmado el consejero de Sanidad regional.

Hospitales designados

Mientras que la Comunidad de Madrid ha designado cuatro hospitales para utilizar la terapia de células CAR-T (el Hospital Gregorio Marañón, La Paz, el Doce de Octubre y el Niño Jesús), el Ministerio de Sanidad solo ha designado dos de ellos (el Doce de Octubre y el Niño Jesús). Ruiz Escudero ha hecho un llamamiento al Ministerio, pues cree que dejar fuera a los otros dos hospitales “supone una pérdida de oportunidad para el resto de pacientes de cualquier parte de España que podrían recibir hoy su tratamiento”.

Por su parte, Antonio Pérez, jefe del Servicio de Hemato-Oncología Pediátrica del Hospital La Paz, se queja del calificativo que ha recibido su hospital: “centro asistencial adicional”. “Hemos demostrado que estamos preparados”, ha reivindicado. Y ha añadido que en La Paz tienen su propio CAR-T académico, lo que les ha permitido desarrollar los tres primeros ensayos clínicos académicos a patología pediátrica, actualmente no financiada, dirigidos a niños con sarcomas refractarios, niños co tumores cerebrales refractarios o leucemias agudas linfoblásticas B o leucemias monoblásticas.

¿La razón de la designación de hospitales específicos para usar las CAR-T? “La complejidad de estos medicamentos”, ha señalado Encarnación Cruz, coordinadora de la Unidad de Terapias Avanzadas de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, aunque un hospital esté designado a nivel nacional o regional, no basta para poder aplicar estas terapias. La Agencia Europea del Medicamento obliga a que antes de utilizar los medicamentos, el hospital sea cualificado por la industria farmacéutica que los fabrica. “Es lo que de verdad permite el acceso al medicamento”, ha explicado. Además, esa complejidad provoca que se produzcan fallos en la fabricación del medicamento, aunque solo ha ocurrido en tres casos, según Encarna Cruz.

José Luis Díez, jefe del Servicio de Hematología del Hospital Gregorio Marañón, ha destacado que las CAR-T, exitosas en la inmunoterapia celular y la terapia génica, constituyen un tratamiento “muy novedoso y altamente personalizado, para pacientes muy concretos”. Así, se benefician de esto aquellos que han “agotado todas las posibilidades con el tratamiento convencional”. Pero, a la vez, es una terapia “muy exigente”, por lo que los hospitales deben dar una respuesta rápida y ágil.