Premios Fundamed

La Comisión Europea ha pedido a los Estados miembros que redoblen sus esfuerzos para reducir las emisiones en todos los sectores. Esto garantizaría que “los ciudadanos puedan respirar aire limpio, prevenir enfermedades respiratorias y las muertes prematuras por respirar aire contaminado”. La petición comunitaria se ha consolidado tras el primer informe de la Comisión Europea para evaluar la aplicación de la Directiva sobre los compromisos nacionales de reducción de emisiones.

El documento señala que la mayoría de los Estados miembros corre el riesgo de no cumplir sus compromisos de reducción de emisiones para 2020 o 2030.

La UE aprobó las nuevas normas para reducir drásticamente la contaminación atmosférica en 2016. La Directiva pretende reducir en casi un 50% en el horizonte de 2030 las negativas consecuencias para la salud de la contaminación atmosférica. Las consecuencias de la contaminación sobre la salud de las personas son tales como las enfermedades respiratorias y la muerte prematura. Además, la UE fijó límites más estrictos para los cinco contaminantes principales en Europa. Estos son: óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles no metánicos (COVNM), dióxido de azufre (SO2), amoníaco (NH3) y las partículas finas (PM2,5).

Esta directiva, que entró en vigor el 31 de diciembre de 2016, es el principal instrumento legislativo para alcanzar los objetivos del Programa «Aire Puro» para Europa para 2030.

Más medidas y más restricciones a las emisiones

En este sentido, el último informe, publicado el 26 de junio de 2020, destaca que algunos Estados “muestran buenas prácticas que deberían servir de inspiración para otros”. No obstante, el documento pone de manifiesto la necesidad de adoptar medidas complementarias para reducir la contaminación atmosférica.

“Este informe envía un mensaje claro. En toda Europa, demasiados ciudadanos están en riesgo debido al aire que respiran”, ha destacado el comisario europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius. El experto señala además que se necesitan medidas “más eficaces” para reducir la contaminación, especialmente en la agricultura, el transporte y la energía.

En la agricultura en concreto, la Comisión señala que “estos esfuerzos resultan necesarios para reducir las emisiones de amoníaco, que es el desafío más común y grave en toda la UE”.

Asimismo, Sinkevičius subraya la importancia de las medidas en consonancia con el Pacto Verde Europeo. La aplicación efectiva de la legislación constituye una “contribución esencial” en la aspiración a “una contaminación cero para un entorno sin sustancias tóxicas”. En esta línea, las sinergias con las políticas climática y energética “deben mejorarse y evaluarse con más detalle”, han señalado.

“Nunca ha habido un momento más propicio para efectuar estos cambios: invertir en un aire más limpio significa invertir en la salud de los ciudadanos, en nuestro clima, y supone el impulso que necesita nuestra economía”

El comisario europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius

En este sentido, la Comisión Europea continuará supervisando y apoyando los esfuerzos nacionales a través de instrumentos financieros y no financieros. El cumplimiento de los compromisos de reducción de emisiones para 2020 se comprobará en 2022, cuando se disponga de los inventarios de emisiones de 2020.


También puede interesarte: