La preocupación creciente ha consolidado la resistencia a los antimicrobianos como problema de salud pública de primer orden de acuerdo con la dimensión de sus posibles perspectivas, pero también por la voluntad de acción de las Administraciones. Sin embargo, todavía quedan espacios que llenar para avanzar en la lucha contra una amenaza de salud mundial para la que se estiman millones de fallecimientos asociados en 2050 a escala europea.

Sobre las posibles soluciones para revertir la carencia de antibióticos, mediante la exploración de nuevas opciones, reflexionó la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Elena Andradas, encargada de clausurar la jornada ‘La lucha contra la resistencia antibiótica. El papel de la innovación’, organizada por Fundamed, con la colaboración de Shionogi.

En opinión de la responsable, uno de los aprendizajes extraídos a raíz de la pandemia es la importancia de la colaboración y de la coordinación entre todos los agentes desde un punto de vista multinivel, multisectorial y global. “Desde luego, ello pasa por fomentar la I+D de los antibióticos innovadores”, apuntó.

Esta necesidad encuentra sustento en las conclusiones del último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a este respecto, que como ha destacado Andradas, describe la cartera clínica y preclínica antibacteriana como “estancada”. “Lo mismo sucede con el desarrollo de nuevos tratamientos”, alertó.

Momento de explorar nuevas posibilidades

Para la directora general madrileña, es momento de buscar nuevas oportunidades y alternativas con visos de cubrir las necesidades de la población. Por ejemplo, mediante la acción a través de agentes no tradicionales que pueden contribuir, como “nuevos bacteriófagos o anticuerpos monoclonales”.

Así, la también ex responsable de salud pública del Ministerio de Sanidad cuestionó el margen de mejora existente para impulsar esta colaboración público-privada para la I+D de los antibióticos. Entre las alternativas barajadas por Andradas, señaló la posibilidad de “revisar el papel de la agencia HERA como autoridad en la respuesta sanitaria de emergencia para seguir valorando posibles nuevos incentivos”.

“El objetivo es facilitar la colaboración para que el ecosistema de los antibióticos sea realmente viable en la UE”

Elena Andradas, directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid

“Todos los países tenemos una responsabilidad para seguir trabajando y buscar soluciones que sean sostenibles, siempre con un enfoque abierto que permita compartir información. El objetivo es facilitar esas colaboraciones, tan importantes para que el ecosistema de los antibióticos sea realmente viable en la UE”, abundó.

Del PRAN a la acción regional

De vital importancia sigue siendo la decidida apuesta investigadora sobre resistencia a antimicrobianos en el entorno europeo, cuya financiación dentro de programas de I+D seguirá siendo “vital”, como calificó Andradas. No obstante, desde el entorno español, el Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN) continúa avanzando desde que empezara a sentar sus bases en 2012 —con la responsable madrileña en el equipo del ministerio— antes de su posterior aprobación en 2014.

“Un caso de éxito” en el trabajo coordinado, en el que algunas comunidades han profundizado. “Estamos muy enfocados en mejorar todos los sistemas de información de la vigilancia de las multirresistencias a través de la Red de Laboratorios de Resistencias Antimicrobianas”, ha destacado, en relación con el trabajo realizado por su departamento en la región central.

Ello no excluye el tratamiento de una sanidad animal imprescindible en el enfoque ‘One Health’. Más allá de la mejora en consumo y prescripción de uso de antibióticos, Andradas asevera que desde las direcciones generales de Salud Pública, se está siendo “sumamente rigurosos en cuanto al seguimiento de residuos” de esta clase de fármacos “dentro de lo que son los productos de la cadena alimentaria”.


También te puede interesar…