Juan Pablo Ramírez Madrid | viernes, 24 de marzo de 2017 h |

Un grupo de expertos ha llamado la atención sobre la necesidad de implantar una estrategia nacional de medicina personalizada de precisión. Con el aval de 10 sociedades científicas, han presentado un documento con 56 recomendaciones para la elaboración de un plan estatal que permite seguir la estela de otros países de nuestro entorno como Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.

El documento ‘Propuesta de recomendaciones para una estrategia estatal de medicina personalizada de precisión’, impulsado por el Instituto Roche, incluye 56 recomendaciones que servirán como guías para la elaboración e implantación del plan. Entre las medidas se encuentra la financiación finalista, con la inclusión de una partida específica en los Presupuestos Generales del Estado, como pusieron de manifiesto Julio Sánchez Fierro, vicepresidente del Consejo Asesor de Sanidad y patrono del Instituto Roche, así como la vicepresidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Ruth Vera. “Esto implica un cambio en las medidas de financiación con fines exclusivos para el impulso de este tipo de medicina”, señaló Vera, durante la presentación del informe.

Sánchez Fierro argumentó que esta cuestión “es crucial” y reclamó una planificación plurianual”. Al mismo tiempo insistió en la primera recomendación del informe, la importancia de un marco regulatorio específico, que permita abordar cuestiones como “la acumulación de datos que conlleva la MPP requiere ser cuidadosos con la protección de la privacidad de los pacientes, en línea con el Reglamento Europeo de Protección de Datos, aprobado en 2016”.

El desarrollo de este marco regulatorio permitirá potenciar “la cohesión del sistema de evaluación de nuevos medicamentos, biomarcadores y métodos diagnósticos asociados a la medicina personalizada de precisión y su incorporación al SNS, con la colaboración de la Aemps y de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias”, según detalla el texto.

En esta línea, Carlos López Otín, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo, insistió en la necesidad de una investigación en red que permita la explotación y el acceso compartido a datos relevantes, priorizando proyectos de investigación de largo alcance relacionados con ciencias ómicas desde la prevención hasta el tratamiento.

Otro de los puntos del documento hace referencia a la interoperabilidad de la historia clínica, como puso de manifiesto Juan Cruz Cigudosa, presidente de la Asociación Española de Genética Humana “para poder medir los resultados en salud”.