C.M.L. Madrid | viernes, 03 de noviembre de 2017 h |

En enero del próximo año entrará en vigor el nuevo Código Ético de Fenin. Los objetivos de este modelo son potenciar la transparencia y evitar conflictos de interés entre las empresas y los profesionales sanitarios.

A partir del próximo año, las empresas no podrán elegir pagar directamente a los profesionales que formen sino que las compañías del sector deberán destinar ayudas a la formación, en forma de becas, para la asistencia de profesionales a eventos de carácter científico-profesional a través de instituciones y organizaciones sanitarias.

Tampoco podrán elegir al profesional sanitario que asista a las actividades formativas. En este sentido, el perfil de los profesionales se decidirá “bajo criterios públicos, transparentes, objetivos y no discriminatorios”.

El nuevo reglamento establece también que los eventos formativos estarán organizados por terceros con el objetivo de asegurar la independencia de la formación.

De este modo, la federación, tal y como aseguran, persiguen mejorar la reputación del sector, además de conseguir más seguridad jurídica y avanzar en transparencia.

Plan Renove

Por otra parte, Fenin está actualizado los datos del Plan para la Renovación de Tecnologías Sanitarias que presentó hace dos años sobre la antigüedad del equipamiento tecnológico que está instalado en los hospitales. Según los datos actualizados a diciembre de 2016, a modo de ejemplo, el 70 por ciento de los TAC, el 69 por ciento de los ecógrafos y el 81 por ciento de los equipos de soporte vital superaban los cinco años de antigüedad.

Un situación “preocupante” en muchos casos, según reconoció la secretaria general de esta entidad, Margarita Alfonsel, durante un encuentro informativo con motivo del 40 aniversario de la institución. De este modo, deberían invertirse aproximadamente 350 millones de euros en renovación de equipos a lo largo de los próximos cuatro años (un total de 1.400 millones de euros) para alcanzar una situación que fuera coherente con las “Golden Rules” de COCIR que establecen que el 60 por ciento de los equipos instalados que tengan cinco años o menos de antigüedad.