Premios BiC

La pandemia causada por la Covid-19 parece estar más o menos controlada en la Unión Europea. Pero no hay que bajar la guardia. Las autoridades nacionales competentes (NCAs, por sus siglas en inglés) de los distintos Estados miembros de la UE, están preocupadas ante una posible segunda ola de coronavirus. Por ello, están estudiando la mejor manera para garantizar el suministro en Europa, sobre todo, para que no falten los medicamentos en las UCIs.

El pasado 13 de mayo, el Grupo Directivo Ejecutivo de la UE sobre la escasez de medicamentos causados por eventos importantes celebró una reunión virtual. En ella participaron los jefes de las NCAs, quienes discutieron las medidas tomadas por las autoridades de la UE para garantizar la disponibilidad continua de medicamentos en Europa durante la actual crisis causada por la Covid-19.

Los miembros del grupo directivo y los jefes de las NCAs tomaron nota del continuo despliegue del sistema i-SPOC. A través de este novedoso sistema, la industria notifica a la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) y a los Estados miembros sobre la escasez actual o anticipada de medicamentos. Algo crucial en el contexto de la pandemia.

Abordar la demanda de forma conjunta

Durante dicha reunión, se abordó la demanda nacional de medicamentos utilizados en las UCIs. Los participantes discutieron sobre las oportunidades de mejorar este aspecto, en vista de la escasez informada de medicamentos en UCI. De este modo, acordaron que el desarrollo de principios conjuntos para modelar la demanda nacional y el posterior intercambio de datos de demanda por parte de las NCAs sería útil para garantizar el suministro y satisfacer la demanda en el corto y medio plazo.

Esta decisión podría ayudar, además, a prevenir la posible escasez de medicamentos en caso de que se produjera una segunda ola de infecciones por Covid-19 en Europa.

En este contexto, los jefes de las NCAs compartieron información sobre los modelos que se utilizan actualmente en algunos Estados miembros para pronosticar la demanda futura de medicamentos esenciales. También hablaron sobre las formas de mejorar sus capacidades de pronóstico y analizaron las mejores prácticas con respecto al modelado de datos. 

En la próxima reunión, los miembros del grupo directivo y los jefes de las NCAs analizarán los próximos pasos de este proyecto, incluida una propuesta de principios conjuntos para un modelo de demanda.