En relación a los planes de recuperación post-COVID, España se sitúa entre los primeros países que prefiere priorizar la economía sobre las políticas verdes, con el 53 por ciento de los españoles. Así lo desvela una encuesta de IPSOS que lleva a cabo un seguimiento de la opinión pública sobre la COVID-19.

Desde el comienzo de la pandemia, Ipsos realiza el estudio Essentials con el objetivo de este seguimiento es ver “cómo está impactando la pandemia en la forma de ver el mundo, las preocupaciones, prioridades, rutinas y hábitos”.

En relación con la preocupación por el medio ambiente, Ipsos indica que existe un crecimiento en la mayoría de ciudadanos de los 16 países analizados. De media global, casi la mitad de los ciudadanos entrevistados, el 43 por ciento, afirma estar ahora más preocupado que antes de la pandemia por el medioambiente.

En España, el porcentaje de personas que dan prioridad al medio ambiente entre sus prioridades actuales alcanza el 11 por ciento, lo que sitúa a los españoles como los europeos menos preocupados en este ámbito. A pesar de estas cifras, en la preocupación por estos temas ambientales continúan tiñendo debates de actualidad con personajes multidisciplinares.

Según Ipsos, estas cifras españolas quedan “lejos” de países vecinos como Francia, Alemania y Reino Unido que lideran el top 3 del ranking mundial con el 33, el 28 y el 27 por ciento de ciudadanos preocupados respectivamente.

Medio ambiente en el mundo

Actualmente la crisis sanitaria y la crisis económica separan la opinión de la sociedad. Ipsos indica que por un lado, se encuentran los que prefieren priorizar la economía sobre los impactos nocivos que estos planes puedan tener en el medioambiente, el 49 por ciento de media global. Por otro lado, el 51 por ciento de media global prefiere apoyar políticas más ecologistas, aunque suponga sacrificar el crecimiento económico o la pérdida de empleos a corto plazo.

Esta división se convierte en una tendencia en los países entrevistados, aunque la balanza se inclina más hacia uno de los lados en algunos países. En este sentido, España se encuentra entre los países que priorizan la economía (53%) frente al 47% que opta por un plan de recuperación con políticas más verdes.

Esto sitúa a los españoles y a los ingleses (52%) como los únicos europeos que ponen por delante el crecimiento económico, algo que también es así para países como EE.UU, quienes lideran la lista mundial en este aspecto y cuya población no está tan dividida sino que claramente se inclina hacia la recuperación económica (63% vs 37%).

Todo lo contario caracteriza a China, donde el 71 por ciento de su población apoya la recuperación en base de políticas ecologistas, seguido de Italia, con el 61 por ciento de sus habitantes. Esta cifra convierte a Italia el país europeo más verde.

Cuarta ola y hábitos ciudadanos

La encuesta de Ipsos también señala que España es el país que más probabilidad ve que tengamos una cuarta ola de contagios. Esta idea es compartida por un 83 por ciento de la población.

Según Ipsos, a pesar de que los planes de vacunación sigan en marcha y cada vez más población esté vacunada, la COVID-19 continúa siendo una amenaza para nuestra vida, para la sociedad y para el planeta.

En este contexto, los hábitos de los ciudadanos también han cambiado tras la pandemia. La creciente preocupación por el cambio climático ha provocado que el 66 por ciento de los ciudadanos afirme estar más dispuesto a adquirir aparatos y electrodomésticos de bajo consumo.

En este sentido, la encuesta revela que el 65 por ciento de los participantes controlará el uso de la energía en su hogar y el 52 por ciento elegirá destinos vacacionales que no impliquen coger un avión.

Además, por otro lado, el 50 por ciento trabajará más desde casa y el 36 por ciento dice que usará más el transporte público que el coche.

Además, actualmente los consumidores adoptan unos hábitos más sostenibles en lo que respecta a alimentación, de media global, un 64% se considera un comprador sostenible y ético cuando llena su cesta de comida. La moda sería la siguiente categoría donde la gente consume de forma más sostenible (56%), seguido muy de cerca de la tecnología (55%). 

En lo que respecta a las marcas, la mitad de la población piensa que no están haciendo lo suficiente en términos de sostenibilidad y buenas prácticas.

Según Ipsos, esto es una oportunidad para las marcas, ya que los consumidores se muestran dispuestos a pagar más por marcas éticas y sostenibles en la mayoría de categorías, en especial en alimentación (55%).

Las prioridades en temas de sostenibilidad y ética para las marcas de alimentos según los consumidores pasa porque usen más envases sostenibles y limiten los residuos. Para las marcas de moda, lo más importante son las condiciones salariales y el cuidado a sus empleados en su puesto de trabajo, así como que utilicen materiales reciclados. Por último, en lo que respecta a las empresas de tecnología lo que más demandan los consumidores sigue la misma línea que con el sector de la moda, el uso de materiales reciclados, condiciones de trabajo seguras y un salario justo para los empleados.


También te puede interesar: