Premios BiC 2020

El Gobierno ha definido, en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, las líneas para la realización del Estudio Nacional Epidemiológico de SARS-CoV2 (ENE-COVID). En este proceso el papel de las autonomías será vital. Ellas proporcionarán el personal sanitario para la realización del proyecto y serán las encargadas de adecuar la logística del estudio en función del territorio. Asimismo, en él jugará también un papel fundamental la atención primaria, esencial en las medidas de desescalada.

El diseño de este estudio de seroprevalencia, según el Gobierno, se basa en las recomendaciones ofrecidas por la OMS. En él se analizará a todas las personas que conviven en un mismo domicilio para facilitar la representatividad de la muestra. Además, permitirá diferenciar entre las nuevas infecciones que se producen por trasmisión comunitaria y las intradomiciliarias.

En primer lugar, los participantes harán un test rápido de determinación de anticuerpos en sangre por inmunocromatografía. Esta prueba se realizará en el propio hogar o en el centro de salud, en función de la evolución de la epidemia o cirscunstancias familiares. Según apunta Sanidad, la sensibilidad de estos test se ha estimado en un 80 por ciento. Sin embargo, la información se ha obtenido en grupos muy concretos de pacientes y se desconoce si puede extrapolarse al conjunto de la población.

Así, con el objetivo de asegurar la fiabilidad de las pruebas, se ha señalado como muy recomendable obtener de forma adicional muestras de sangre por venopunción. El análisis de las muestras de suero, liderado por el Centro Nacional de Microbiología, se realizará en base a técnicas serológicas más sofisticada.

Con estas dos pruebas, que combinan diferentes niveles de precisión, se obtendrá una estimación poblacional de la presencia de anticuerpos. Además, se complementarán con un cuestionario epidemiológico que será recogido mediante una aplicación web.

Procedimiento de selección

Los hogares seleccionados recibirán una llamada telefónica para informar a sus residentes sobre ENE-COVID y todo su proceso. De dar consentimiento, se concertará una visita domiciliaria o al centro de salud. De cada participante se obtendrá la información necesaria para conocer la existencia de un diagnóstico previo de Covid-19, así como la presencia o antecedentes de síntomas compatibles con esta enfermedad y los principales factores de riesgo conocidos.

Se pondrá a disposición de los participantes una línea de atención telefónica para resolver dudas

Con la finalidad de resolver posibles dudas, y se contará con un documento de consentimiento informado para cada miembro del hogar, incluyendo uno orientado a menores. Además, se pondrá a disposición una línea de atención telefónica.

Para el personal sanitario que se ocupará del estudio, se ha establecido un programa de formación coordinado por la Escuela Nacional de Sanidad. Este se ha elaborado con un protocolo específico de bioseguridad para proteger la salud de los profesionales y de los participantes.

Representatividad de la muestra por CC.AA

ENE-COVID será un estudio dinámico de cara a medir la evolución de la epidemia. Por ello, se realizarán varias visitas a los participantes para determinar si desarrollan anticuerpos a lo largo del período de análisis. El tamaño muestral por provincia varía entre 900 personas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y 6.000 personas en Madrid para conseguir precisión en la seroprevalencia.

Se preserva a su vez la proporcionalidad poblacional interprovincial, lo que redundará en una mayor eficiencia en las estimaciones autonómicas y nacionales.

Para el mismo se han seleccionado más de 36.000 hogares españoles (60.000 personas), de forma que la muestra tenga participantes de todos los grupos de edad y localizaciones geográficas. La información obtenida servirá como indicador en la toma de decisiones del Ejecutivo nacional en el futuro.