El Senado ha respaldado una moción presentada por el Grupo Socialista en la que se ha instado al Gobierno a tomar medidas en la atención a pacientes oncohematológicos. Concretamente, la iniciativa abogaba por la confección de un plan de atención domiciliaria en el marco de la actualización de la Estrategia Nacional de Cáncer. Asimismo, pedía desarrollar, en colaboración con las CC. AA., los recursos materiales y humanos necesarios para prestar atención psicológica a este colectivo en cualquier momento de la enfermedad.

La propuesta, defendida por la senadora por El Hierro y portavoz de Sanidad de la formación en la Cámara Alta, Esther Carmona, ha recibido el apoyo de la práctica totalidad de las fuerzas que componen la Comisión de Sanidad y Consumo, a excepción de la oposición del Grupo Parlamentario Vasco.

“Las neoplasias hematológicas ocupan en conjunto el tercer puesto en la clasificación general de cánceres por detrás de pulmón y mama”, ha dimensionado Carmona, quien también ha significado que estas enfermedades requieren, en muchas ocasiones, una atención diferente a la de los tumores de carácter sólido. “No tienen un abordaje quirúrgico ni tampoco, a día de hoy, se dispone de un programa de prevención de los mismos”, ha apuntado.

“Las neoplasias hematológicas ocupan en conjunto el tercer puesto en la clasificación general de cánceres por detrás de pulmón y mama”

Esther Carmona, portavoz de Sanidad del Grupo Socialista en el Senado

La senadora socialista ha advertido de que la Estrategia de Cáncer “no hace mención explícita” a la inclusión de programas de atención domiciliaria para la administración de terapias en pacientes oncológicos adultos. En este terreno se ha referido explícitamente a los pacientes objeto de la moción, cuyo riesgo de sufrir infecciones o neutropenias es sensiblemente mayor.

Asimismo, Carmona ha indicado que si bien España cuenta con cerca de 100 unidades de atención domiciliaria, todavía existe margen de mejora y su implantación territorial “aún no está completamente estandarizada”. “Sigue siendo necesario contar con el apoyo de las instituciones para poder hacerlo accesible a todos los pacientes que lo necesiten”, ha señalado.

Visto bueno a la especialidad de Urgencias

De otro lado, la Comisión de Sanidad del Senado ha vuelto a centrar el enésimo debate sobre el reconocimiento de la especialidad de Urgencias y Emergencias con una moción que ha sido aprobada por 12 votos a favor y 14 abstenciones. En esta ocasión el Grupo Popular ha sido de nuevo el encargado de llevar el asunto a la cámara, solicitando tramitación preferente e independiente a la que corresponda al nuevo decreto de troncalidad.

José Manuel Aranda (GPP).

Durante la exposición inicial de la demanda, el senador José Manuel Aranda ha reclamado que la disciplina médico siga el modelo ya establecido para la especialidad de Medicina Legal y Forense o el de la especialidad médica de Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia.

Asimismo, Aranda ha recordado que el ex ministro Salvador Illa, en mayo de 2020, ya anunció su intención de reconocer esta especialidad por la vía civil. Un compromiso que, según ha precisado en el turno de réplica, ya fue adquirido por antecesores en el cargo. “Desde hace años, 22 países disponen de una formación específica para la especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias. En España existe la especialidad en el ámbito militar desde el año 2016, es incongruente que no exista en el ámbito civil”, ha afirmado el senador popular.

El RD de especialidades podría llegar con el reinicio del período de sesiones

Desde el Grupo Socialista, por su parte, se ha insistido en que el Real Decreto de especialidades habrá de ser la puerta para Urgencias, que recordando las palabras de la responsable de Ordenación Profesional, Celia Gómez, no debería tener mayor problema en constituirse como tal toda vez se articule la norma. Además, la senadora Susanna Moll ha calendarizado que el mencionado RD podría llegar en el reinicio del período de sesiones.

Desde el Grupo Vasco, la senadora Nerea Ahedo ha recordado la repercusión de la no especialidad en la situación de plazas MIR de Medicina Familiar y Comunitaria, actualmente aquejada por 200 vacantes de especialista sin cubrir. Así, ha hecho hincapié en el gran volumen de aspirantes que solicitan esta especialidad para terminar finalmente ejerciendo en Urgencias, lo que en su opinión “distorsiona el escenario”.


También te puede interesar…