Premios BiC
C.M.L. Madrid | viernes, 27 de diciembre de 2019 h |

El Plan Estratégico para la reducción de las listas de espera sanitarias arrancará en enero y contará con una oficina específica de seguimiento en cada departamento de salud, según anunció el Presidente de la Generalitat, Ximo Puig, junto a la consellera Ana Barceló.

Un plan que, tal y como apuntó Puig, contará con un presupuesto de más de 35 millones de euros. Esta inversión sumada a algunas actuaciones previas y otras medidas vinculadas podría ascender a los cien millones. El objetivo no es otro que dar respuesta al problema de las listas de espera que, tal y como confirmó el presidente, en algunas especialidades es muy elevado.

No obstante, ha subrayado que el último informe del Ministerio de Sanidad revela que en la Comunidad Valenciana la media se sitúa en 30 días por debajo de la media española, lo que ha calificado de “positivo”.

Para Puig rechazó una persona cuando está enferma “queremos que sea atendida lo más rápidamente posible, empezando por las enfermedades más graves”.

Un seguimiento continuado

Este plan estratégico supondrá que haya un mando por cada departamento con una oficina específica para hacer “seguimiento de las listas de espera. Los ciudadanos, además, “podrán tener acceso y hacer seguimiento de su itinerario y decidir si en algún momento determinado quieren acogerse al plan de concierto”.

La asistencia rural

En cuanto a la asistencia rural, el presidente ha hecho una radiografía de la situación en la Comunidad Valenciana. En su opinión, hay que destacar el gran esfuerzo realizado en los años del gobierno del Botànic por mejorar los consultorios, y por dotar a los centros de salud de numerosos profesionales.

Asimismo, destacó la voluntad voluntad de la Generalitat “de dar oportunidades en la prestación de la sanidad universal a todas las personas vivan donde vivan, también a través de la telemedicina, que permite superar barreas físicas que antes no se podía”.

En la lucha contra la despoblación, explicó, lo primero es dar servicios públicos de alta calidad en sanidad, educación y protección social.