Cómo hemos cambiado… Los test de antígenos han pasado de ser ‘ninguneados’ como herramienta en la lucha contra la COVID-19 —salvo excepciones en algunas Administraciones, regionales— a ser protagonistas principales en el ruedo político.

El jueves 13 de enero la Comisión Ministerial de Precios formada por representantes del Ministerio de Sanidad y Comunidades Autónomas decidirá cuál es el precio máximo (PVP) al que deben venderse estas pruebas en las oficinas de farmacia, tras la decisión del Ejecutivo central de intervenir el coste para los usuarios de estas pruebas. Una cuantía que puede salir ya bastante perfilada en la suerte de preámbulo que tienen todas las partes en la reunión del Consejo Interterritorial del SNS que se celebra este 12 de enero.

Horas antes de este encuentro, el Partido Popular ha pedido públicamente que el PVP máximo de los autotest de COVID-19 “no sea superior a los 2 euros”. “Hemos pedido desde antes de Navidades que los test tuvieran un precio máximo, que los abarataran y que incluso fueran gratuitos para ciertos colectivos, como familias con rentas bajas”, ha indicado el portavoz popular, Teodoro García Egea.

El PVP máximo de 2 euros propuesto por el PP, factible o no, estaría en la actualidad muy distanciado del PVP medio que tienen estas pruebas. En la comparativa con Europa, solo Portugal tendría implantados unos costes más bajos para estos productos.

Según las consultas realizadas por EG en farmacias nacionales, la horquilla actual de precios de test de antígenos puede situarse entre los 6 y 10 euros. Bien es cierto que, tras el ‘boom’ que experimentó la demanda de estas pruebas en la época navideña —con agotamientos de stocks incluidos—, el precio viene reduciéndose progresivamente en estas primeras semanas de enero.

En este PVP final también repercute la propia capacidad de abastecimiento y volumen de compras de cada farmacia. Las estimaciones del Ministerio de Sanidad pasan porque, actualmente, se ponen en el mercado nacional cerca de 5 millones de unidades de test de antígenos a la semana.

“Millones de familias se han dejado estas Navidades un buen pellizco (sic) en la compra de test. Los españoles no tienen por qué dejarse gran parte de su presupuesto mensual en estas pruebas que son de primera necesidad”, ha recalcado García Egea.

La propuesta del PP ya ha sido valorada por algunas entidades farmacéuticas. Por ejemplo, la patronal farmacéutica madrileña Adefarma considera estas declaraciones “irresponsables”. El precio de importación y coste, hoy, es bastante más alto. Estos sondeos solo tensionan e impiden generar stocks de seguridad”, ha indicado Adefarma.