El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) para la Salud de Vanguardia, un instrumento de colaboración público-privada centrado en la transformación del sector sanitario a través de la ciencia y la innovación. Con este proyecto se pretende impulsar la creación de un sistema sanitario de altas prestaciones basado en la Medicina de Precisión, las terapias avanzadas y la inteligencia artificial.

Diana Morant, ministra de Ciencia e Innovación. Fotografía: Pool Moncloa / Fernando Calvo.

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ha explicado que con este proyecto se quiere avanzar hacia una atención sanitaria personalizada. “El presente y el futuro del tratamiento del cáncer pasa por aquí, pero también el de la mayoría de las enfermedades raras y enfermedades prevalentes como la diabetes o las enfermedades neurodegenerativas como el ELA”, ha destacado la ministra.

Como ya se anunció durante su presentación, el PERTE para la Salud de Vanguardia prevé una inversión de, al menos, 1.469 millones de euros en el periodo 2021-2023, con una contribución del sector público de más de 982 millones de euros y una inversión privada estimada inicialmente en cerca de 487 millones de euros. Además, se prevé que el proyecto genere una contribución en el PIB de más de 4.300 millones de euros y que permita la creación de cerca de 12.700 nuevos puestos de trabajo.

“Con este proyecto queremos ofrecer seguridad, bienestar y esperanza a los ciudadanos, pero también contribuir a la prosperidad, el crecimiento económico y la creación de empleo desde el sector sanitario”, ha subrayado Morant.

Objetivos y líneas transversales del PERTE

El PERTE permitirá avanzar en cuatro objetivos clave:

  • Posicionar España como país líder en la innovación y desarrollo de terapias avanzadas, orientadas a la curación de enfermedades como la diabetes o las enfermedades neurodegenerativas, entre otras.
  • Impulsar la implementación equitativa de una Medicina Personalizada de Precisión, favoreciendo el refuerzo, el desarrollo y la creación de empresas competitivas basadas en la generación de conocimiento.
  • Desarrollar un SNS digital, con una base de datos integrada que permita la recogida, el tratamiento, el análisis y la explotación de los datos procedentes de las distintas fuentes para mejorar la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, la rehabilitación y la investigación.
  • Potenciar la atención sanitaria primaria a través de la transformación digital, con la aplicación de tecnología avanzada para todas las actividades que impliquen relación con la ciudadanía y la gestión de los recursos en cualquier punto del país y en todos los ámbitos asistenciales, en condiciones de ciberseguridad, para reforzar la cohesión social y territorial.

Al mismo tiempo, junto a los anteriores objetivos, el PERTE establece cinco líneas transversales orientadas a fortalecer y desarrollar las capacidades de los centros del SNS; digitalizar y modernizar la capacidad industrial; impulsar instrumentos y estructuras para la colaboración entre el tejido científico y empresarial; reforzar la cohesión territorial y fortalecer la formación de los profesionales del sector.

Coordinación y colaboración público-privada

Para la coordinación de este proyecto, se establece un sistema de gobernanza interministerial, a través de un grupo de trabajo presidido por la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, y por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, e integrado por representantes de todos los departamentos ministeriales participantes en el PERTE.

Además, para contar con todos los actores relevantes y garantizar un diálogo permanente, integrando la colaboración público-privada, se crea una Alianza de Salud de Vanguardia, en la que participarán administraciones públicas, centros de investigación biomédica, empresas, hospitales y centros asistenciales. También estará abierta a la participación de representantes de los ciudadanos y de los pacientes.

Instrumentos del PERTE

Este proyecto engloba y coordina dos agendas de inversión específicas: una dirigida al tejido científico y otra dirigida al tejido empresarial, fomentando las alianzas científico-empresariales. Estas agendas de inversión se articulan a través de los siguientes instrumentos:

  1. Convocatorias orientadas al tejido científico, al tejido industrial, y a proyectos de colaboración combinando ambas agendas de inversión.
  2. Creación de una estructura de I+D+I para terapias avanzadas en red que permita vertebrar las capacidades existentes en todo el Estado.
  3. Creación de un vehículo de inversión público-privada en terapias avanzadas (sociedad mercantil público-privada) con participación de empresas con capacidad de producción en España.
  4. Elementos de coordinación e identificación temprana de capacidades y necesidades del Sistema Nacional de Salud.
  5. Compra pública innovadora y pre-comercial. 6) Convenios con CCAA y acuerdos en conferencia sectorial.
  6. Iniciativas privadas y proyectos co-programados en el seno de la Alianza Salud de Vanguardia con el liderazgo del sector industrial.
  7. Licitaciones públicas.

La figura del PERTE se crea en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que traza la hoja de ruta para la modernización de la economía española, la recuperación del crecimiento económico y la creación de empleo.


También te puede interesar…