El futuro de la gestión sanitaria de Andalucía tiene una cita con las urnas que encontrará desenlace en la jornada del 19-J. Toda vez que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, convocara fecha para la concurrencia de los comicios de manera oficial, los diferentes actores que conforman el espectro político de la autonomía han ido presentando cuáles son las principales medidas a adoptar en este ámbito, programas electorales mediante.

La parcela sanitaria en la región andaluza ha estado dirigida en esta última etapa por el consejero Jesús Aguirre desde que tomara posesión del cargo en enero de 2019. En aquel entonces, el Partido Popular cogió el testigo de un PSOE que siempre había gobernado en la comunidad, a excepción de la recientemente finalizada XI legislatura. Lo hizo con ayuda de Ciudadanos, formación con la que lograría alcanzar la mayoría absoluta a través de un pacto que terminó con la hegemonía socialista en Andalucía.

Con la pandemia todavía reciente y muy presente, las medidas sanitarias han cobrado especial protagonismo en la mayoría de los programas de los partidos. No en vano, se ubican en la parte alta de gran parte de los mismos ejemplificando la importante dimensión alcanzada en la agenda política.

Partido Popular – Juanma Moreno

Juanma Moreno (PP).

Precisamente el Partido Popular encabeza su programa electoral ‘Andalucía avanza’ con diversas medidas que atañen al sector. Entre ellas, el partido aboga por “más sanitarios y mejor pagados”, “blindar la sanidad pública, universal y de calidad” y el “fin de la subasta de medicamentos”, uno de los grandes caballos de batalla de la formación.

De este modo, los recursos humanos aglutinan buena parte de las intenciones proyectadas, con compromisos tales como la mejora de las condiciones. Así, se promete una mayor estabilidad, equiparación salarial o mayor número y disponibilidad de profesionales.

Uno de los grandes epígrafes se dedica a la “transformación profunda” del primer nivel asistencial. Así, aparece una batería de medidas que van desde el seguimiento proactivo de los pacientes crónicos o la desburocratización de la atención primaria, entre otras. Sin embargo, el PP tampoco se olvida de referenciar la mejora continua del nivel hospitalario, así como de llevar a cabo los supuestos del Plan de Humanización regional.

Entre las propuestas de la candidatura de Moreno, se encuentra la de crear una Ley de Salud integral que refuerce la coordinación y permita abordar emergencias sanitarias y de salud pública. En este apartado, se apuesta por una “reordenación” de los profesionales en torno al concepto ‘One Health’.

En otro orden, el cáncer y la salud mental ocupan una parte relevante de las acciones en sanidad previstas por el PP. Así, la formación continuaría el desarrollo de las acciones previstas en su Plan de Cáncer, mientras que entre la larga lista medidas dedicadas al segundo apartado destaca la implementación del Plan de Acción para la prevención, atención y postvención de suicidio. En última instancia, el partido pretende aprobar una Estrategia de Medicina Personalizada y Precisión en colaboración con el SAS para que tenga su desarrollo en la Cartera de Servicios; también la promoción de una estrategia para la monitorización y reducción del impacto del cambio climático en la Salud Pública.

PSOE-A – Juan Espadas

Juan Espadas (PSOE-A).

La candidatura que encabeza Juan Espadas, por su parte, apuesta por promover un Pacto Social por la Sanidad que blinde el Sistema Sanitario Público y su financiación. El objetivo así es garantizar que siempre se supera el 7 por ciento del PIB de presupuesto en sanidad. Además, el PSOE-A lista la intención de crear un “nuevo sistema de gobernanza que cuente con los profesionales en la gestión de los centros”.

Además, la formación proponer crear un plan de choque para recuperar la normalidad en la atención hospitalaria a pacientes crónicos y disminuir listas de espera de consultas, pruebas diagnósticas y operaciones.

Asimismo, se comprometen a adoptar las medidas necesarias para garantizar un máximo de 48 horas para la cita de atención primaria y que las listas de espera se reduzcan a los tiempos de garantías establecidos. Según consideran, la atención primaria debe de ser reevaluada y redefinida, planteando un papel predominante de los equipos del citado nivel. Por ello, plantean un Plan de Modernización de la Atención Primaria y su recuperación como eje vertebrador.

Los socialistas andaluces apuestan también por crear un fondo de 50 millones de euros cada año para alcanzar la media de las retribuciones de España. El fin es reconocer el desarrollo y carrera profesional, la estabilidad en el empleo y la progresiva equiparación salarial de los profesionales del SAS.

Por su parte, la salud mental cuenta con apartado propio con un amplio paquete de medidas, donde también se hace hincapié en su acceso desde primaria. No en vano, el PSOE-A aboga por la configuración de un Plan de detección y prevención de conductas suicidas y autolesionantes en Atención Primaria.

VOX – Macarena Olona

Macarena Olona (VOX).

La postura defendida por VOX para la sanidad andaluza parte del inicio proceso unificación y armonización del sistema sanitario en toda España. Así, defienden que se culmine la devolución de las competencias en sanidad “para ganar en eficiencia e igualdad de acceso para todos los españoles”.

En paralelo a este proceso, aboga por tomar medidas urgentes para reestructurar el SAS con el objetivo de lograr una atención rápida y eliminando gastos superfluos. Así, apuestas por acometer una mejora y extensión inmediata de la atención primaria que alivie la saturación y reduzca las listas de espera, un aumento de la cartera de servicios y una mejora de las condiciones laborales del personal.

Para acotar la situación laboral y salarial de los profesionales del SAS, VOX defiende un cambio urgente en el sistema de retribuciones. Además, el partido subraya que “España no puede ser el hospital del mundo”. A este respecto, anuncia que presionarán para que se elimine el acceso a la sanidad “de quienes violentan nuestras fronteras, saturando nuestros recursos sanitarios y perpetuando el efecto llamada”.

Ciudadanos – Juan Marín

Juan Marín (Cs).

La candidatura para la Junta de Juan Marín lleva como firme apuesta la intención de elevar la inversión del total de gasto sanitario en la atención primaria hasta el 25 por ciento, para la cual defienden incluir un dinero extra para resolver el déficit anterior. En el terreno que atañe a recursos humanos, la formación naranja lleva dentro de sus medidas sumar 1.200 nuevas plazas de MIR especialmente para Médicos de Familia.

Del mismo modo, Cs Andalucía apuesta por confeccionar un Plan Andaluz de Salud Mental entre sus medidas más relevante, además de reforzar el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias “para que las CC. AA. estén mejor coordinadas.

Por otro lado, el partido pide la ampliación de los servicios y la edad, hasta los 16 años, que ofrecen los dentistas de la sanidad pública, además del fomento mediante campañas para sensibilizar sobre la importancia de la salud sexual. En última instancia, Ciudadanos promete desarrollar también campañas para prevenir el uso de pseudoterapias.

Por Andalucía – Inmaculada Nieto

Inmaculada Nieto (Por Andalucía).

Las listas que encabeza Inmaculada Nieto abogan por establecer una financiación adecuada y suficiente para garantizar el fortalecimiento del sistema público de salud. Para ello aumentarían en un 17 por ciento el gasto sanitario público por habitante durante la legislatura. Según explica su programa electoral, de ese total pide un 20 por ciento exclusivo de inversión en primaria, que funcionaría como “una entidad propia del sistema”.

Del presupuesto general para este ámbito pide dedicar un 10 por ciento a salud mental, un área en la que revisarían el modelo actual y aumentarían recursos, con previsiones mínimas de aumento del ratio de profesionales de psiquiatría y psicología equivalentes a los de la UE.

Además, Por Andalucía defiende garantizar la estabilidad laboral de los y las 12.000 profesionales sanitarios/as, refuerzos COVID con contrato prorrogado actualmente, y asumir el compromiso de 22 contratar a los 8.000 profesionales sanitarios/as despedidos durante la pandemia. Un refuerzo de las plantillas que vendría respaldado mediante “contratos estables y salarios dignos”.

De otro lado, busca afianzar la equidad sanitaria para toda la región estableciendo por ley la obligación de disponer de servicios sanitarios de atención primaria, especializada y hospitalaria, de Emergencias y de Salud Pública en todas las Áreas de Salud.

La medida estrella en prevención, protección y promoción de la salud es la que pide “desarrollar al completo la Ley 16/2011, de 23 de diciembre, de Salud Pública de Andalucía en todos sus ámbitos”. En este terreno, Por Andalucía “adaptaría y prepararía” también los servicios sanitarios para minimizar el impacto que el cambio climático y el deterioro ambiental puedan tener en la salud poblacional.

Adelante Andalucía – Teresa Rodríguez

Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía).

Desde Adelante Andalucía se apuesta por trabajar para recuperar las empresas públicas y las agencias sanitarias bajo gestión directa del SAS. Según explican, durante este proceso se tendrá en cuenta a las plantillas bajo estas fórmulas de gestión. En este camino defiende fortalecimiento la primaria y los espacios de cuidados sociosanitarios. Además, de conseguir entrar en la Junta tendrían como objetivo lograr que la coordinación e integración asistencial sea uno de los centros en torno a los cuales gire el sistema sanitario.

Crear una historia clínica electrónica sociosanitaria única para la mejora e integración de la asistencia social y sanitaria, así como para la investigación aplicada en servicios y políticas públicas, estaría también entre las intenciones a desarrollar por el partido. Asimismo, Adelante Andalucía pretende recuperar “miles de trabajadores y trabajadoras sanitarias actualmente exiliadas en otras regiones, la empresa privada u otros países”.

Respecto a financiación, demandan fijar por ley un suelo de gasto garantizado del 7 por ciento del PIB andaluz para sanidad, “o bien uno superior para que el gasto sanitario por persona y año en Andalucía que nunca se encuentre por debajo de la media nacional”. En esta área, marcan un umbral mínimo de un 20 por ciento para primaria respecto al gasto sanitario total y del 2 por ciento para Salud Pública.

Precisamente piden incrementar la capacidad de resolución de la atención primaria de los problemas de salud mental mediante la oferta de formación específica, apoyo institucional y coordinación con los dispositivos especializados.


También te puede interesar…