Premios BiC
GM Madrid | viernes, 25 de octubre de 2019 |

Impulsar la calidad de la asistencia y la investigación de los centros hospitalarios es un objetivo de la Fundación ECO y Fundamed. Para ello, han puesto en marcha un sello con el que acreditarán la calidad del diagnóstico molecular que se realiza en los servicios de oncología.

El proyecto, que se realiza en colaboración con Bayer, ya se está implementado en la Fundación Jiménez Díaz, bajo la batuta de Jesús García Foncillas y Federico Rojo, jefes de sus departamentos de Oncología y Anatomía Patológica, que someterán al servicio de oncología a un exhaustivo análisis que les permita identificar si cumplen con los requisitos de calidad definidos por esta certificación. A juicio de García Foncillas, los avances en oncología han permitido identificar biomarcadores predictivos que se traducen en estrategias personalizadas. Algo que ofrece excelentes oportunidades, pero, a su vez, crea nuevos retos organizativos y de gestión.

Uno de ellos ha sido la implementación del diagnóstico molecular en la práctica clínica, lo que ha supuesto también cambios en la terapéutica y en los tratamientos. “Con este sello hemos querido definir un sistema que reconozca la excelencia en los laboratorios de oncología molecular y valorar y sentar las bases de la calidad del diagnóstico molecular en todos los aspectos. Es importante conocer el modelo organizativo, el tipo de financiación del laboratorio de oncología molecular y si depende del servicio de oncología o de otro servicio del hospital, así como las técnicas de diagnóstico utilizadas, entre otras cuestiones”, ha explicado Santiago de Quiroga, vicepresidente ejecutivo de Fundamed.

Se analizarán aspectos como la coordinación entre servicios, la utilización de técnicas de secuenciación masiva, la utilización de la biopsia líquida, etcétera. “Todo ello nos permite definir de una manera más precisa el diagnóstico, porque conoceremos mejor la tipología del tumor en función de su caracterización genética, nos ayuda a identificar biomarcadores predictivos y, en definitiva, a evaluar mejor a los pacientes, administrándoles tratamientos personalizados y terapias dirigidas que se traduzcan en mayor supervivencia y mejor calidad de vida” señala García Foncillas. “La oncología ha evolucionado hacia un nuevo concepto marcado por la individualización del tratamiento, basado en el estudio molecular del tumor y que permita un diagnóstico que aporte más información que la mera identificación anatómica del tumor primario y su estudio histológico. En este nuevo escenario de precisión, el estudio de alteraciones que marquen un punto de inflexión en el beneficio terapéutico de un paciente aporta un valor excepcional al tratamiento del tumor” comenta Guido Senatore, director Médico de Bayer.