Desde que surgiera la SARS-CoV-2 en Wuhan, la ciudad asiática se blindó, tomando medidas sin precedentes hasta la fecha. Con el objetivo de evaluar los efectos de estas medidas y proyectar soluciones para otros países, la Fundación Bill y Melinda Gates, junto al Instituto Nacional de Investigación en Salud, Wellcome Trust e Health Data Research de Reino Unido, han financiado un estudio publicado en The Lancet.

Los investigadores de este trabajo avanzan que las medidas de distanciamiento serán más efectivas si el regreso a la normalidad es escalonado. En el caso de China se prevé para principios de abril. “Esto reduciría el número medio de infecciones en más del 92 por ciento y 24 por ciento a mediados de 2020 y finales de 2020, respectivamente”. Estos expertos aseguran que existen beneficios el hecho de mantener estas medidas hasta abril en términos de retrasar y reducir la altura del pico. Asimismo, se reduciría también el tamaño medio de la epidemia a finales de 2020. Todo ello permitiría brindar a los sistemas sanitarios más capacidad de respuesta. “Sin embargo, los efectos de las medidas de distanciamiento físico varían según la duración de la infección y el papel que tiene la población escolar en la pandemia”.

A juicio de estos investigadores, y según sus proyecciones, un levantamiento prematuro y repentino “podría conducir a un pico secundario más temprano”. Este pico, aseguran, podría allanarse relajando las intervenciones de manera gradual. Sin embargo, advierten de que existen limitaciones en este análisis, incluidas las grandes incertidumbres en torno a las estimaciones de R0 y la duración de la infecciosidad.

El método

Para examinar cómo los cambios en la mezcla de la población han afectado la progresión del brote en Wuhan, los autores han utilizado patrones de contacto específicos de la ubicación en Wuhan. Así, los adaptaron a los cierres de escuelas, cierres extendidos en el lugar de trabajo y una reducción de actuación en el conjunto de la sociedad.  “Ajustamos las últimas estimaciones de parámetros epidémicos de un modelo de transmisión a datos sobre casos exportados local e internacionalmente de Wuhan en un marco epidémico estructurado por edad e investigamos la distribución por edad de los casos.