Premios BiC

Tras los elevados casos de contagio del nuevo coronavirus la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pasado a calificar al brote como pandemia. Así lo ha declarado su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en rueda de prensa. No obstante, ha señalado que esta “es una palabra que, si se usa incorrectamente, puede causar un miedo irrazonable o una aceptación injustificada de que la lucha ha terminado”, ha advertido. Respecto a esta nueva situación, ha asegurado que “no cambia lo que está haciendo la OMS, y no cambia lo que los países deberían hacer”.

A pesar de ser el primer coronavirus declarado como pandemia, el máximo responsable de la organización ha querido también tranquilizar en este sentido. “Nunca antes hemos visto una pandemia que pueda controlarse al mismo tiempo”. La situación se ha precipitado después de que el número de casos se haya multiplicado por 13 fuera de China, epicentro del Covid-19, registrándose más de 118.000 casos en 114 países y 4.291 personas muertes.

La OMS ha estado evaluando este brote durante todo el día y estamos profundamente preocupados tanto por los niveles alarmantes de propagación y gravedad, como por los niveles alarmantes de inacción. Por lo tanto, hemos evaluado que COVID-19 puede caracterizarse como una pandemia

Tedros Adhanom Ghebreyesus

“Llamamos todos los días a los países a tomar medidas urgentes y agresivas. Hemos tocado el timbre de la alarma alto y claro”, ha reseñado Ghebreyesus. Por otro lado, “De los 118.000 casos reportados globalmente en 114 países, más del 90 por ciento de los casos están en solo cuatro países”. No obstante, refleja que tanto Corea del Sur como China presentan “epidemias significativamente decrecientes”.

A tiempo de controlar la situación

Asimismo, el director general asegura que todavía es posible frenar la situación: “todos los países aún pueden cambiar el curso de esta pandemia”. De esta manera, ha alentado a no cesar los esfuerzos en aquellos enclaves con peor situación. “Incluso aquellos países con transmisión comunitaria o grandes grupos pueden cambiar el rumbo del Covid-19. Varios países han demostrado que este virus puede ser suprimido y controlado”, ha sentenciado.

Además, Ghebreyesus ha instado a mantener un equilibrio adecuado entre protección de la salud, interrupciones económicas y sociales y los derechos humanos. En este sentido, reveló que la OMS está trabajando con muchos socios en todos los sectores para mitigar estas consecuencias. A este respecto, ha apelado a la responsabilidad común de todos. “Esto no es solo una crisis de salud pública, es una crisis que afectará a todos los sectores, por lo que cada sector y cada persona deben participar en la lucha”.