J. Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 31 de mayo de 2019 h |

Tras el maratón de elecciones llega el momento del análisis que marcará el curso de los próximos cuatro años. En una primera lectura, ambas elecciones permitirán un Gobierno de Pedro Sánchez con muchas bazas de que sea en solitario bajo un acuerdo programático presumiblemente con Podemos y PNV. La posibilidad de que se configurase un Ejecutivo de coalición se desvaneció el pasado domingo tras el estrepitoso fracaso de Podemos en los comicios autonómicos y municipales. Por todo ello, la posibilidad de que el Ministerio de Sanidad recayera en manos no socialistas es hoy por hoy una quimera y la continuidad de María Luisa Carcedo (y su equipo) se palpa como un hecho. La principal razón es el ritmo frenético del Ministerio en este periodo de entreguerras y los compromisos legislativos que tienen previstos para otoño… Demasiada ‘mochila’ para un nuevo perfil.

Una vez vislumbrado (siempre bajo la lupa de la sorpresa de última hora) el panorama a nivel nacional toca analizar qué han dado de sí las eleciones autonómicas de cara a las futuras Consejería de Sanidad. De los inquilinos de éstas depende la configuración del próximo Consejo Interterritorial. Es cierto que no se trata de un órgano ejecutivo cuyas decisiones sean vinculantes pero en política estar prácticamente sólo frente a la corriente suele deparar una derrota en el medio y largo plazo.

Como ejemplo se pueden poner varios de los ‘acuerdos’ que se han alcanzado en los últimos meses, como en atención primaria, donde la fuerza de la mayoría suele arrastrar al resto. Pero también ocurre al revés, ante un consenso a nivel de autonomías en favor de reconocer algunas especialidades, el Ministerio finalmente ha tenido que mover ficha en favor de éstas.

Siete comunidades autónomas tendrán consejero socialista. En algunas de ellas, como La Rioja, Comunidad Valenciana o Baleares, el PSOE alcanzará el Gobierno mediante pactos con Podemos y otros grupos políticos. Pero a nivel autonómico no se ‘regala’ la sanidad en los pactos de Gobierno. Estas consejerías son las que tienen mayor presupuesto y cuyas acciones más se notan (para bien o para mal) en la ciudadanía, por lo que suelen estar regidas por el partido que más apoyo ha recibido en las elecciones.

Además de estas siete consejerías, cuatro comunidades tienen un horizonte muy complejo respecto a futuros pactos, pero que podrían terminar decantándose por gobiernos socialistas. El primero de los casos es Canarias, donde el PSOE puede terminar con 24 años de hegemonía de Coalición Canarias. La suma de éstos con Nueva Canarias, Podemos y Asociación Socialista de La Gomera otorgaría la mayoría absoluta.

Caso similar, aunque con distinta pareja de baile, es el que se puede vivir en Castilla y León. En esta comunidad la suma de socialistas y Ciudadanos daría mayoría absoluta y pondría fin a varias legislaturas de gobierno del Partido Popular. El ex portavoz de la formación naranja en la Comisión de Sanidad del Congreso y actual candidato en esta comunidad autónoma ya ha abierto la puerta a negociar con los socialistas. “Castilla y León está cansada de 32 años de mayoría absoluta del Partido Popular, de clientelismo y de soberbia”, dice Francisco Igea. En este caso, y aunque el PSOE tiene más diputados que Ciudadanos, la posición de fuerza de éstos y el pasado de Igea podrían hacerle consejero de Sanidad.

Otra de las plazas donde más duras serán las negociaciones será Aragón. Las fuerzas de izquierda empatan con las de derechas y en medio se sitúa el Partido Regionalista Aragonés que si bien se sele decantar hacia su diestra ha puesto reticencias con la presencia de VOX. Por último se sitúa Navarra, donde el PSOE no quiere pactar con Bildu y la única salida sería darle el Gobierno a Navarra Suma (coalición de PP y Ciudadanos).

Por su parte, el Partido Popular tendrá cuatro representantes en el próximo Consejo Interterritorial, al que se le podría sumar alguno más dependiendo de los pactos. Pero por ahora, Galicia, Madrid, Andalucía y Murcia serán ‘populares’.


El caso Castilla y León
La fuerza negociadora de C’s en esta comunidad podría hacer a Francisco Igea próximo consejero de Sanidad



Partido Popular
El partido de Casado tendrá representación por Galicia, Andalucía, Murcia y la Comunidad de Madrid