El Consejo de Ministros ha dado luz verde este martes, 5 de julio, al real decreto que recoge la reforma del estatuto marco del personal sanitario para hacer frente a la temporalidad. El Gobierno insiste en que las medidas que se pondrán en marcha permitirán estabilizar a más de 67.000 profesionales sanitarios.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha subrayado en la rueda de prensa posterior al consejo que el Gobierno “va a llevar a cabo uno de los procesos de mayor estabilización del Sistema Nacional de Salud” actuando sobre los profesionales sanitarios con contratos temporales que cumplan una serie de características.

Carolina Darias, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El plan contempla dos fórmulas diferentes. Por un lado, en aquellas plazas ocupadas con carácter temporal de forma ininterrumpida con anterioridad a enero de 2016, se establecerá un concurso de méritos. Por otro, las plazas en esta situación al menos en los tres años anteriores al 31 de diciembre de 2020, se completarán por medio de un concurso-oposición.

“Antes del 31 de diciembre deben estar publicadas todas las convocatorias relacionadas con esta situación, que darán estabilidad a más de 67.000 profesionales sanitarios”, ha indicado Darias.

La ministra ha remarcado que “se trata de un proceso complejo que se llevará a cabo de la mano de la máxima cogobernanza (con las comunidades autónomas)” y ha insistido en que “la reducción de la temporalidad es un objetivo prioritario” y que “durante demasiado tiempo las administraciones públicas han tenido elevadas tasas de temporalidad”.

Además, ha subrayado que “hacen falta políticas coherentes y racionales para contar con efectivos de carácter permanente que limiten la temporalidad a necesidades coyunturales”.

Temporalidad por debajo del 8 por ciento

Con esta modificación, Darias da cumplimiento a la normativa aprobada por el Gobierno a finales de 2021 para reducir la temporalidad del sector público por debajo del 8 por ciento antes del 2025, dentro del compromiso alcanzado con la UE en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Junto a este proceso, advierte Darias, se establece “un marco normativo legal para que no se puedan volver a producir bolsas de temporalidad con esa elevada tasa”, destaca.

Entre las novedades que ha citado la ministra, desaparecen nombramientos eventuales y se establecen dos grupos para dar respuesta a necesidades puntuales o temporales: El personal estatutario interino temporal y el temporal sustituto.

Dentro del primer grupo, explica Darias, se contempla una vacante no cubierta por personal fijo y se establece por tiempo máximo de tres años, pasado el cual se tiene que cubrir por personal estatutario fijo previa oferta pública de empleo. También es aplicable a programas de carácter temporal o periodos de acumulación específicos, como un programa de reducción de listas de espera.

La categoría de sustituto podrá aplicarse a contrataciones por vacaciones, para coberturas de reducción de jornada, guardias, etc., detalla Darias, que añade que también hay un régimen excepcional para cuerpo militar de sanidad.

En la misma línea, la ministra ha destacado la incorporación de medidas de control de la temporalidad, cuyo cumplimiento corre a cargo de las autoridades sanitarias que llevan a cabo la contratación, según ha recalcado. Esta ha sido una de las demandas sindicales durante el proceso de discusión, ya que sostenían que el estatuto marco, ahora modificado, sí incorporaba límites a la contratación temporal, pero no herramientas para controlar su cumplimiento.

“Con este RD aprobado en el día de hoy ratificamos el compromiso del Gobierno con la mejora del SNS y con los profesionales que son la columna vertebral del SNS. Poner fin a esa elevada temporalidad era una cuestión de justicia y una prioridad. Este objetivo fortalece al SNS y da certeza a los profesionales sanitarios y también a los pacientes”, concluye Darias.

Matices y desmentidos de CESM para evitar la confusión entre los profesionales afectados

Tras el anuncio de la ministra de Sanidad, y en línea con la información publicada en GM, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha querido desmentir el mensaje que vincula la estabilización de 67.300 profesionales sanitarios y su relación con el RDL aprobado en el Consejo de Ministros.

Según alerta la confederación, “la confusión generada ha propiciado que muchos afectados consideren que el anuncio responde a un proceso distinto al extraordinario de estabilización que ya se está negociando en las distintas comunidades autónomas con sus respectivas mesas sectoriales para cumplir con la Ley 20/2021, de 28 de diciembre, de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público”.

El sindicato lamenta que se utilice el problema de la alta temporalidad en sanidad con fines propagandísticos y anuncios vacíos, ya que el texto aprobado, resultado de negociaciones fructuosas con la directora general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, no hace referencia a ningún proceso de estabilización ni contiene menciones a la posibilidad de transformar 67.300 contratos temporales en fijos.

En su nota, CESM remarca que el real decreto ley presentado supone la primera modificación del Estatuto Marco (Ley 55/2003), pactada entre sindicatos y Sanidad, que limita mucho la casuística en la contratación futura. Se trata de cambios en los artículos 9 y 33 y a la adhesión de una disposición adicional con el objetivo de que los contratos temporales en el Sistema Nacional de Salud se limiten a los realmente imprescindibles.

Más al detalle, concretan desde el sindicato, se modifican los tipos y causas de los contratos que se podrán hacer en el SNS como interinos en plaza vacante, interinos para ejecución de programas de carácter temporal (con el máximo de 3 años) e interinos para acumulación de tareas (9 meses en un periodo de 18).

En este sentido, CESM recuerda que estos cambios en el Estatuto Marco para la ejecución de la Ley 20/2021 en ningún caso suponen un aumento de profesionales sino solo un cambio en el tipo de contrato que se firmará a partir de la entrada en vigor del texto legal, y que nada tiene que ver con los procesos de estabilización que las distintas comunidades autónomas están empezando a negociar en sus respectivos servicios de salud.

Para finalizar, hacen hincapié en la necesidad de que la colaboración que se ha producido en esta primera negociación entre Administración y sindicatos sea el inicio del resto de cambios que deben producirse en el Estatuto Marco, como recoge el propio texto aprobado hoy. Por el momento, subrayan que se desconoce si estos cambios serán suficientes, ya que además se debe acabar con la tasa de reposición para que la temporalidad en el SNS sea la mínima imprescindible de aquí en adelante, pero es el primer paso para los que todavía están por venir en negociaciones sobre contratación temporal, jornadas, etc. que recoge el Estatuto.


También te puede interesar…