A raíz de la propuesta de la Comisión de reforzar la prevención del cáncer mediante la detección precoz, el Consejo de la Unión Europea ha adoptado un nuevo enfoque sobre el cribado del cáncer. Se trata de un paso importante para mejorar la detección precoz del cáncer en toda la UE, objetivo importante del Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer. La recomendación sustituye y amplía el alcance de la anterior, adoptada en 2003, que incluía recomendaciones para el cribado del cáncer de mama, colorrectal y del cuello del útero. Si bien esta ha sido fundamental para lograr que más ciudadanos tengan acceso al cribado organizado de estos tipos de cáncer, sigue habiendo grandes disparidades en el acceso al cribado entre los Estados miembro.

Se estima que, en 2020, 2,7 millones de personas fueron diagnosticadas de cáncer en la Unión. Según las estimaciones, uno de cada dos ciudadanos de la UE desarrollará cáncer a lo largo de su vida, con consecuencias duraderas en su calidad de vida, y solo sobrevivirá la mitad del total de los pacientes de cáncer.

Julio García Comesaña, junto a la comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides, durante el último EPSCO.

El apoyo financiero para el cribado del cáncer está disponible a través de diferentes partidas, como los 38,5 millones de euros ya comprometidos para proyectos en el marco del programa EU4Health y otros 60 millones en el marco de Horizonte Europa. La primera de estas inversiones, contemplada como parte programa de trabajo de 2023, ayudarán a los Estados miembro a aplicar esta nueva recomendación del Consejo y a elaborar directrices de la UE. Asimismo, puede proporcionarse más financiación procedente de los fondos regionales, sociales y de cohesión europeos.

Sobre este enfoque se habló también el pasado viernes en la reunión de ministros del Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (EPSCO) de la UE, en la que participó, además de Carolina Darias, el conselleiro de Sanidade de Galicia, Julio García Comesaña. En ella, el responsable avanzó que su comunidad “se adelantará en dos años a la meta europea para la extensión de los programas de cribado de cáncer de mama, colon y cérvix”.

Tal y como remarcó el titular de la cartera sanitaria del Ejecutivo gallego, el Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer, aprobado el pasado año, marca como objetivo que los cribados de mama, colon y cérvix lleguen al 90 por ciento de la población objetivo en 2025. Sin embargo, ha precisado Comesaña, en Galicia esto ya ocurre con los de mama y colon, y sucederá con el de cérvix “el próximo año”.

Una recomendación ya anunciada

Como se anunció en septiembre, este nuevo enfoque de la UE, basado en los últimos avances científicos y pruebas disponibles, contribuirá a garantizar que, de aquí a 2025, el 90 por ciento de la población de la Unión que cumpla los requisitos para someterse a un cribado del cáncer de mama, de cuello del útero o colorrectal tenga acceso a dicho cribado.

El nuevo enfoque también pide que los programas de cribado se amplíen de forma gradual al cáncer de próstata, pulmón y, en determinadas circunstancias, al gástrico. La Recomendación forma parte de un nuevo Plan de la UE para el Cribado del Cáncer, presentado como iniciativa emblemática del Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer. Para los cánceres de mama, cuello del útero y colorrectal, el nuevo enfoque de la UE recomienda:

  • Cribado del cáncer de mama con mamografía para mujeres de entre 50 y 69 años, y lo sugiere para las mujeres de 45 a 74 años
  • Pruebas de detección del virus del papiloma humano (VPH) como herramienta de predilección para el cribado del cáncer de cuello del útero en mujeres de entre 30 y 65 años, con un intervalo de cinco años o más
  • Prueba inmunoquímica fecal cuantitativa como prueba de predilección para el cribado del cáncer colorrectal antes de derivar a una colonoscopia de seguimiento a las personas de entre 50 y 74 años
  • En cuanto a los cánceres de pulmón, próstata y gástrico, la recomendación, basándose en nuevas investigaciones, invita a los Estados miembros a:
    • Estudiar la viabilidad y la eficacia del cribado mediante tomografía computada de dosis bajas para las personas con alto riesgo de cáncer de pulmón, incluidos los grandes fumadores y exfumadores, y vincular el cribado a enfoques de prevención primaria y secundaria
    • Evaluar la viabilidad y la eficacia del cribado organizado del cáncer de próstata, mediante pruebas del antígeno específico de la próstata (AEP) en combinación con la realización de imágenes por resonancia magnética (IRM) como seguimiento
    • Seguir estrategias de cribado y pruebas para Helicobacter pylori en países y regiones con una elevada incidencia y mortalidad por cáncer gástrico

También te puede interesar…