El Servicio de Cirugía Torácica el Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha incorporado el sistema de cirugía robótica Da Vinci para la realización de procedimientos torácicos de alta complejidad.

David Pérez Alonso y Jose Ramón Cano García, cirujanos torácicos del Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil, han realizado las primeras intervenciones robóticas para procedimientos torácicos.

En concreto han realizado intervenciones para extirpar tumores pulmonares con ganglios malignos, a dos pacientes y un tumor del mediastino, zona comprendida entre el corazón y el esternón, a un tercer paciente, obteniendo excelentes resultados que han favorecido la recuperación temprana de los mismos.

SE TRATA DEL PRIMER CENTRO DE CANARIAS QUE UTILIZA LA CIRUGÍA ROBÓTICA PARA PROCEDIMIENTOS TORÁCICOS COMPLEJOS CON EXCELENTES RESULTADOS

Esta tecnología permitirá la realización a través de incisiones mínimas y mediante la asistencia robótica de cirugías de la máxima complejidad en el ámbito de la Cirugía Torácica, como son la extirpación de tumores con amplia extensión que exige la realización de reconstrucciones de grandes vasos y bronquios pulmonares, sólo posibles actualmente mediante cirugía abierta convencional.

Según aseguran los especialistas las ventajas reconocidas de esta técnica robótica mínimamente para el paciente son la disminución de las complicaciones operatorias, menor dolor postoperatorio, menor tiempo de ingreso hospitalario, una recuperación funcional más completa y un retorno del paciente a sus actividades de la vida cotidiana más precoz.

Sistema de Cirugía Robótica Da Vinci

Se trata de un robot de ultima generación que permite realizar procedimientos complejos con una precisión no conocida hasta ahora. El equipo robótico Da Vinci instalado en el Complejo Hospitalario combina tres elementos diferenciados: la consola desde la que el cirujano opera a distancia, que incluye los mandos ergonómicos y el sistema de visualización 3D, el carro quirúrgico con los brazos robóticos controlados desde la consola y a los que se acoplan instrumentos quirúrgicos diversos -como pinzas, tijeras, coaguladores o la propia cámara de video, entre otras– , y por último, una torre de visión que permite la visualización de la cirugía por el amplio equipo de médicos y personal de enfermería que participa en la intervención.

Así, con los instrumentos quirúrgicos introducidos a través de pequeños orificios en el tórax del paciente y con la visión del campo quirúrgico, de alta definición y tridimensional, el cirujano desarrolla su trabajo en un entorno inmersivo, como si estuviera dentro del paciente.

La excelente visión ampliada y la amplitud de movimientos de los cuatro brazos robóticos, que alcanza los 360º, aportan al cirujano que guía el robot un mejor acceso a las complejas áreas anatómicas del tórax así como una precisión no alcanzable mediante las tecnologías previas, ya se trate de cirugía abierta clásica o de cirugía toracoscópica.

Por estos motivos, según aseguran los especialistas, la cirugía mejora en lo que se conoce como radicalidad, es decir mejora en la capacidad de eliminar la enfermedad de forma completa, aspecto de la cirugía muy relevante cuando se trata de enfermedades tumorales y también mejora en seguridad porque se minimiza el sangrado quirúrgico y el riesgo de infección o pérdidas de aire del pulmón operado.

Con la incorporación del Servicio de Cirugía Torácica, ya son cuatro las especialidades que utilizan esta tecnología en el Complejo Hospitalario. En concreto, el Servicio de Cirugía General y Digestiva, el Servicio de Obstetricia y Ginecología y el Servicio de Urología.


También te puede interesar…