Almudena Fernández Madrid | viernes, 18 de noviembre de 2016 h |

El 67,5 por ciento de los pacientes atendidos en las consultas de Médicos de Mundo en Europa no tiene cobertura sanitaria, el 40,8 necesita intérprete y no dispone de él y barreras financieras impiden que el 24,3 pueda recibir una correcta atención. Así se desprende del informe de la Red Internacional de Médicos del Mundo ‘Acceso a la atención sanitaria de las personas con múltiples vulnerabilidades en la salud’, basado en datos médicos y sociales recogidos a lo largo de 2015 en 31 ciudades de 12 países (Alemania, Bélgica, España, Francia, Grecia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Suecia, Suiza y Turquía).

Además, en los 12 meses previos, el 21,5 por ciento de estas personas había renunciado a buscar asistencia médica o tratamiento, al 9,2 se le había negado la atención en un centro sanitario y el 39,6 de pacientes en situación administrativa irregular había limitado sus movimientos por miedo al arresto.

José Félix Hoyo, presidente de Médicos del Mundo España, explicó a GM que hay muchas diferencias entre países y, de hecho, oscilan desde el 90 por ciento de personas que no tienen acceso en absoluto a la salud hasta el uno por ciento en otros.

El portavoz lamentó que haya diferencias tan pronunciadas entre regiones perteneciendo a la Unión Europea, ya que los sistemas sanitarios son “muy diferentes” e incidió en que el que defiende la institución es el de cobertura sanitaria universal basada en impuestos con el objetivo de lograr un sistema igual para todos, algo que, a su juicio, favorece la economía, la salud pública y el enfoque de derechos.

En concreto, apuntó a que a pesar del Real Decreto 16/2012, España es uno de los países menos restrictivos “en parte porque hay cosas que no se han cumplido y gracias a que hay comunidades y personas que no lo siguen”. Otros como Suecia o Bélgica son más restrictivos a la hora de acceder al sistema sanitario, aunque no significa que lo sean en todos los casos. Puntualizó, además, que hay países con una cobertura superior en el caso de las personas que están en situación de espera de refugio, como es el caso de Suiza, y otros que cubren mejor en general a toda la población.

En el caso concreto de las mujeres embarazadas atendidas en clínicas de Médicos del Mundo y en clínicas asociadas, el informe recoge que tienen “muy poco o ningún acceso a la cobertura sanitaria” y, como consecuencia, a la atención prenatal, además, muchas están aisladas socialmente. De las 274 mujeres embarazadas atendidas en los países de la Unión Europea y 40 en Turquía, el 67,8 por ciento no tiene cobertura sanitaria en Europa, aunque el 19 por ciento de ellas sí puede recibir atención de urgencias. En Estambul, por ejemplo, el 97,1 por ciento no tiene ninguna cobertura sanitaria.

Además, el 43,6 por ciento no tiene acceso a la atención prenatal en Europa y el 38,9 acude a su primera visita de este tipo después de la 12ª semana.

En otro colectivo vulnerable, como es el de los menores atendidos en clínicas de Médicos del Mundo y en clínicas asociadas, la ONG denunció que tienen “niveles inaceptablemente bajos de vacunación estándar y un tercio de los padres y madres no sabe dónde deben acudir para vacunarles”. Del total de 1.711 menores atendidos en estos centros, 1.102 se encuentran en Grecia, 312, en Francia y 175, en Bélgica y 53 niños acudieron a la clínica asociada en Turquía. 771 en Europa —lo que supone el 45,1 por ciento de los niños encuestados y 34 en Turquía, son menores de cinco años—.

Además, de los 1.764 menores atendidos en Europa y en Turquía, el 29,8 por ciento no está vacunado contra el tétanos, el 35,8 contra la hepatitis B, el 40 contra el sarampión, las paperas y la rubéola, y el 34,4 contra la tosferina. Entrando en detalle, según este informe, 33 por ciento de los padres y madres en Europa y el 66 por ciento en Turquía no sabe dónde inmunizarles.

Por todo ello, Hoyo consideró que los países europeos “deberían replantearse su postura”, ya que hasta ahora se tenía el concepto de que Europa era un lugar de solidaridad y de acogida para muchas personas y ahora se ha pasado a que, en muchos casos, “ni siquiera se cumplen las leyes del derecho internacional”. “Tenemos acuerdos muy justos de derecho internacional humanitario desde nuestro punto de vista que no se cumplen”, subrayó para añadir que independientemente de que haya habido una crisis económica y que la misma haya producido una crisis de derechos, Europa como continente debería plantearse volver a esos derechos en los que tendría que estar a la cabeza. Sin embargo, actualmente la situación es de “bastante inequidad”, tanto dentro de los propios países como en el conjunto de Europa y, sobre todo, para las personas que llegan de fuera de Europa.

Detalla como algunos de estos ejemplos de incumplimiento el Tratado de Protección a la Infancia “que no se cumple cuando los menores no acompañados están en situación de detención en campos de desplazados en Grecia”, que no se permite la libre circulación de personas, se hacen exámenes médicos que no tienen ningún objetivo terapéutico o que no se cumple la protección a las personas, a la infancia ni a las mujeres embarazadas, “que son artículos especiales de obligado cumplimiento para todos los países”. Además, respecto a la regulación de las personas que buscan asilo, aparte de que el proceso burocrático es lento, se ha aprobado un acuerdo entre la Unión Europea y Turquía que pretende “devolver parcialmente o a medio camino a las personas que han logrado acceder con muchísima dificultad a Europa”, concluye el presidente de Médicos del Mundo España.

El 67,5 por ciento de los pacientes atendidos en las consultas de Médicos de Mundo en Europa no tiene cobertura sanitaria, el 40,8 necesita intérprete y no dispone de él y barreras financieras impiden que el 24,3 pueda recibir una correcta atención. Así se desprende del informe de la Red Internacional de Médicos del Mundo ‘Acceso a la atención sanitaria de las personas con múltiples vulnerabilidades en la salud’, basado en datos médicos y sociales recogidos a lo largo de 2015 en 31 ciudades de 12 países (Alemania, Bélgica, España, Francia, Grecia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Suecia, Suiza y Turquía).

Además, en los 12 meses previos, el 21,5 por ciento de estas personas había renunciado a buscar asistencia médica o tratamiento, al 9,2 se le había negado la atención en un centro sanitario y el 39,6 de pacientes en situación administrativa irregular había limitado sus movimientos por miedo al arresto.

José Félix Hoyo, presidente de Médicos del Mundo España, explicó a GM que hay muchas diferencias entre países y, de hecho, oscilan desde el 90 por ciento de personas que no tienen acceso en absoluto a la salud hasta el uno por ciento en otros.

El portavoz lamentó que haya diferencias tan pronunciadas entre regiones perteneciendo a la Unión Europea, ya que los sistemas sanitarios son “muy diferentes” e incidió en que el que defiende la institución es el de cobertura sanitaria universal basada en impuestos con el objetivo de lograr un sistema igual para todos, algo que, a su juicio, favorece la economía, la salud pública y el enfoque de derechos.

En concreto, apuntó a que a pesar del Real Decreto 16/2012, España es uno de los países menos restrictivos “en parte porque hay cosas que no se han cumplido y gracias a que hay comunidades y personas que no lo siguen”. Otros como Suecia o Bélgica son más restrictivos a la hora de acceder al sistema sanitario, aunque no significa que lo sean en todos los casos. Puntualizó, además, que hay países con una cobertura superior en el caso de las personas que están en situación de espera de refugio, como es el caso de Suiza, y otros que cubren mejor en general a toda la población.

En el caso concreto de las mujeres embarazadas atendidas en clínicas de Médicos del Mundo y en clínicas asociadas, el informe recoge que tienen “muy poco o ningún acceso a la cobertura sanitaria” y, como consecuencia, a la atención prenatal, además, muchas están aisladas socialmente. De las 274 mujeres embarazadas atendidas en los países de la Unión Europea y 40 en Turquía, el 67,8 por ciento no tiene cobertura sanitaria en Europa, aunque el 19 por ciento de ellas sí puede recibir atención de urgencias. En Estambul, por ejemplo, el 97,1 por ciento no tiene ninguna cobertura sanitaria.


Un tercio de los padres no saben a dónde pueden acudir para vacunar a sus hijos menores



Hoyo pide a los países europeos que se replanteen su postura sobre derechos de las personas


Además, el 43,6 por ciento no tiene acceso a la atención prenatal en Europa y el 38,9 acude a su primera visita de este tipo después de la 12ª semana.

En otro colectivo vulnerable, como es el de los menores atendidos en clínicas de Médicos del Mundo y en clínicas asociadas, la ONG denunció que tienen “niveles inaceptablemente bajos de vacunación estándar y un tercio de los padres y madres no sabe dónde deben acudir para vacunarles”. Del total de 1.711 menores atendidos en estos centros, 1.102 se encuentran en Grecia, 312, en Francia y 175, en Bélgica y 53 niños acudieron a la clínica asociada en Turquía. 771 en Europa —lo que supone el 45,1 por ciento de los niños encuestados y 34 en Turquía, son menores de cinco años—.

Además, de los 1.764 menores atendidos en Europa y en Turquía, el 29,8 por ciento no está vacunado contra el tétanos, el 35,8 contra la hepatitis B, el 40 contra el sarampión, las paperas y la rubéola, y el 34,4 contra la tosferina. Entrando en detalle, según este informe, 33 por ciento de los padres y madres en Europa y el 66 por ciento en Turquía no sabe dónde inmunizarles.

Por todo ello, Hoyo consideró que los países europeos “deberían replantearse su postura”, ya que hasta ahora se tenía el concepto de que Europa era un lugar de solidaridad y de acogida para muchas personas y ahora se ha pasado a que, en muchos casos, “ni siquiera se cumplen las leyes del derecho internacional”. “Tenemos acuerdos muy justos de derecho internacional humanitario desde nuestro punto de vista que no se cumplen”, subrayó para añadir que independientemente de que haya habido una crisis económica y que la misma haya producido una crisis de derechos, Europa como continente debería plantearse volver a esos derechos en los que tendría que estar a la cabeza. Sin embargo, actualmente la situación es de “bastante inequidad”, tanto dentro de los propios países como en el conjunto de Europa y, sobre todo, para las personas que llegan de fuera de Europa.

Detalla como algunos de estos ejemplos de incumplimiento el Tratado de Protección a la Infancia “que no se cumple cuando los menores no acompañados están en situación de detención en campos de desplazados en Grecia”, que no se permite la libre circulación de personas, se hacen exámenes médicos que no tienen ningún objetivo terapéutico o que no se cumple la protección a las personas, a la infancia ni a las mujeres embarazadas, “que son artículos especiales de obligado cumplimiento para todos los países”. Además, respecto a la regulación de las personas que buscan asilo, aparte de que el proceso burocrático es lento, se ha aprobado un acuerdo entre la Unión Europea y Turquía que pretende “devolver parcialmente o a medio camino a las personas que han logrado acceder con muchísima dificultad a Europa”, concluye el presidente de Médicos del Mundo España.