| viernes, 21 de octubre de 2016 h |

La consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha (CLM) ha apostado por la implantación del sello de calidad ISO 9001como elemento de refuerzo a la gestión en los centros sanitarios, que ya está vigente en los servicios de apoyo y diagnóstico al tratamiento en el entorno hospitalario, así como por potenciar la seguridad del paciente como una de las iniciativas clave de la calidad.

El jefe de Calidad Asistencial y Seguridad de los Pacientes de la consejería de CLM, Félix Alcázar, moderó la mesa en la que María Teresa Gil Ruiz explicó el papel de la certificación en el Servicio de Análisis Clínicos del Hospital Nuestra Señora del Prado. María Ángeles Arrese, del Servicio de Medicina Intensiva del Complejo Hospitalario de Toledo, expuso la experiencia de los Proyectos Zero.