Distancia de seguridad de un metro en Italia para combatir el COVID-19

1259

El decreto-ley aprobado por el Gobierno italiano impone que las personas deben estar separadas a un metro de distancia en todos los bares, restaurantes, tiendas, museos e iglesias de las regiones de Lombardía, Veneto, Emilia-Romaña así como las provincias de Savoa y Pesaro-Urbino.

Se considera que esta es “la distancia correcta” para evitar que las gotas de saliva lleguen de una persona a otra a través de estornudos, tos o mediante una conversación.

El nuevo decreto establece las normas región por región para frenar la expansión del coronavirus que supera ya los 1.600 casos en Italia y más de 30 decesos.

Italia, dividida en tres zonas

Tal y como recoge el diario Corriere della Sera, el nuevo decreto-ley, aprobado en la noche del domingo de forma urgente, deja divido el país en tres zonas.

La catalogada “zona roja” incluye los 11 pueblos más castigados por el COVID-19 donde se prohíbe el acceso o salida de la región. En esta zona se mantiene el cierre de comercios, museos y escuelas y se suspende el trasporte de viajeros y mercancías y cualquier tipo de evento público.

Por su parte, en la “zona amarilla” se permite la celebración de eventos deportivos a puerta cerrada, las escuelas continúan cerradas y los bares o comercios pueden abrir siempre que los clientes mantengan la distancia de seguridad.

En el resto del país todas las oficinas y edificios de la administración pública deberán disponer de geles desinfectantes de manos, los servicios de trasporte tendrán que tomar medidas muy exigentes de limpieza y las empresas deberán facilitar el teletrabajo.