Premios BiC

La crisis sanitaria internacional provocada por la pandemia del coronavirus ha llevado a los sistemas sanitarios a situaciones “límite”. No solo en la mera respuesta asistencial y/o logística. También en ámbitos como la gestión de los medicamentos, como así recordaba en una entrevista con EG Olga Delgado, presidenta de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).

En este último punto, la problemática se ha generado por dos vías. Por un lado, los mayores ‘picos’ de uso, y por ende necesidad de disponibilidad, en las UCIS de toda Europa de medicamentos que, fuera de su indicación original, se han revelado útiles —a falta de más evidencia— en el tratamiento de la Covid-19. Por otro, las “tensiones puntuales” en la disponibilidad de otros fármacos de uso más común sobre los que también ha planeado la sombra de los desabastecimientos en los últimos meses.

Por ello, frente a los “malabarismos” que se han tenido que hacer entre Servicios de Farmacia e industria, la presidenta de la SEFH recordaba la necesidad de establecer planes de contingencia en la gestión de medicamentos cara posibles nuevas pandemias, rebrotes y/o nuevas crisis sanitarias.


Si bien de cara a la contención del coronavirus ya no se puede actuar “a toro pasado”, sí puede hacerse respecto a la etapa de desescalada que ahora afronta España y Europa. Precisamente, en clave nacional, la SEFH ha participado en una reunión convocada por el Ministerio de Sanidad con sociedades científicas en la que, entre otras cuestiones (seguridad, técnicas de diagnóstico), incidió en la necesidad de una óptima gestión de “medicamentos críticos” en estas nuevas fases.

El sistema i-SPOC

banderas UE


También a nivel europeo existe un plan para evitar y/o identificar prematuramente desabastecimientos en las nuevas fases de esta crisis sanitaria. Un plan que, en especial, se sustenta en el nuevo sistema i-SPOC desarrollado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) con la industria farmacéutica, puesto en marcha el pasado 17 de abril.

Se trata de un sistema de monitoreo rápido para ayudar a prevenir y mitigar la posible escasez de medicamentos. De manera especial, de aquellos empleados en las UCIS de los hospitales europeos en el tratamiento de pacientes con COVID-19.

El Grupo Ejecutivo de la Unión Europea sobre escasez de medicamentos ‘validó’ este sistema en su reunión virtual del pasado 22 de abril de 2020. Un encuentro que tenía por objetivo analizar las medidas adoptadas para salvaguardar el suministro de medicamentos durante la actual pandemia de COVID-19 para pacientes europeos.

UCIS
A la UE le preocupa la disponibilidad de medicamentos en UCIS empleados en el tratamiento de pacientes con Covid-19.


Respecto al sistema i-SPOC, este Grupo Ejecutivo autorizó que cualquier compañía farmacéutica pueda alertar directamente a la EMA a través de este modelo de un posible problema de disponibilidad de medicamentos. Todo ello, sin obviar los requisitos de notificación que puedan existir en cada Estado. Esta alerta directa permitirá adelantar las actuaciones y, en especial, de manera global en todo el continente.

Igualmente, este comité directivo también analizó una presentación de un proyecto de modelo desarrollado por varias asociaciones de la industria farmacéutica que podría ayudar a “estimar y hacer coincidir la oferta con la demanda de medicamentos utilizados para tratar pacientes con COVID-19”, especialmente en las citadas UCIS en toda la UE. Ahora bien, “como esta iniciativa aún se encuentra en desarrollo, se proporcionarán más detalles en futuras reuniones del grupo”, se apunta.