Mar Barberà Barcelona | viernes, 03 de marzo de 2017 h |

El consejero de Salud catalán, Antoni Comín, ha pedido a la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, que el gobierno español no recurra la ley de acceso universal a la salud cuando sea aprobada por el Parlamento de Cataluña. El Gobierno central impulsó en 2012 un real decreto que limita el acceso sanitario a las personas inmigrantes, pero la Generalitat ha promovido una norma propia para evitar esta restricción y garantizar la tarjeta sanitaria individual a todos los ciudadanos empadronados en Cataluña. “En 2012, el Gobierno del Partido Popular hizo saltar por los aires el principio de universalidad con el real decreto. Esperamos que, llegado el momento, el Gobierno español no recorra una ley que protege el derecho a la salud de todos los ciudadanos”, ha dicho Comín. Este ha sido uno de los cuatro temas que se han puesto sobre la mesa en la primera reunión entre Comín y Montserrat, en la sede del Departamento de Salud catalán.

En esta primera reunión entre ministra y consejero también se ha tratado la infrafinanciación que, según Comín, sufre el sistema sanitario catalán. El consejero ha dicho que “Cataluña es la única comunidad autónoma que ha tenido que retirar tres pagas extras a sus trabajadores, las otras sólo una. Con este dato ya se entiende hasta qué punto la infrafinanciación en Cataluña es especialmente lesiva”. En respuesta a esta reclamación, la ministra Montserrat ha instado a Comín a involucrarse en uno de los grupos surgidos de la Conferencia de Presidentes Autonómicos, y ha reiterado la importancia de su participación en este grupo, porque es “aquí donde se hablará y negociará la financiación de la sanidad, puesto que es una de las prioridades surgidas de esta Conferencia”. Comín ha explicado que “no tiene ningún sentido entrar en la negociación de unos acuerdos que no hay ninguna garantía que serán respetados. La experiencia nos dice que no se defiende a los catalanes yendo a negociar un acuerdo que sabes positivamente que no se cumplirá”.

Otro tema que se ha puesto sobre la mesa ha sido lo de las exportaciones del Banco de Sangre y Tejidos que Cataluña tendría que estar haciendo a las misiones de paz que tienen las Naciones Unidas en varios países africanos, después de ganar el concurso promovido por esta organización. No las está haciendo porque el Ministerio de Sanidad las ha bloqueado. “Pedimos al Gobierno español que levante el veto. El próximo año el Banco de Sangre y Tejidos se volverá a presentar al concurso y, si vuelve a ganar, esperamos que se pueda lleva a cabo sin los obstáculos que le está poniendo el Gobierno central”, ha reclamado Comín.

El último tema tratado ha sido la candidatura de Barcelona para albergar la Agencia Europea del Medicamento (AEM). En este punto, según Comín, han estado de acuerdo. “El Gobierno español ya tiene una decisión irreversible sobre cuál tiene que ser la ciudad española candidata y esta es Barcelona”.