El Ministerio de Sanidad, en colaboración con todas las comunidades autónomas, está desarrollando el proyecto PaRIS, promovido por el Comité de Salud de la OCDE. Este proyecto, en el que participan 20 países además de España, se viene realizando desde enero de 2019. Año en el que la entonces ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, anunció la participación de nuestro país.

La misión esencial de este estudio es conocer los resultados en salud sanitaria percibidos por los pacientes de Atención Primaria y su experiencia por los servicios recibidos, poder comparar con el resto de países todos los elementos entre distintos sistemas sanitarios y aprender de las mejores prácticas. Así lo ha señalado Juan Fernando Muñoz, secretario general de Salud Digital, quien ha acompañado a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial del SNS (CISNS).

“PaRIS será la primera encuesta internacional en el ámbito de una nueva generación de indicadores que incluye los efectos y las vivencias que más importan a las personas en su atención sanitaria, de manera que los sistemas de salud se orienten cada vez más a las necesidades y expectativas del paciente“, ha destacado Muñoz.

Está dirigido a la población adulta, con especial interés en aquellas personas que presentan uno o más problemas crónicos de salud. Para ello, se enfoca a pacientes de 45 y más años con al menos una enfermedad crónica que hayan sido atendidos en los centros de AP del SNS en los 6 meses previos al estudio.

Tres fases del proyecto PaRIS

El estudio está planificado en un total de 3 fases. La primera comenzó en enero de 2019 y la última concluirá a finales de 2023.

  • Fase 1. Se ha realizado, junto a la OCDE, el diseño general del proyecto y su adaptación específica a España. Esta fase “ha tenido bastantes reajustes en su calendario por las limitaciones impuestas por la pandemia”, ha apuntado el secretario de Salud Digital. Asimismo, ha explicado que se ha informado a las organizaciones de pacientes y a las sociedades científicas del ámbito de AP de la participación de España. “Con todas ellas se seguirá manteniendo una interlocución periódica sobre su desarrollo para seguir contando con su colaboración y aportaciones”.
  • Fase 2. En esta fase que va a comenzar, se va a desarrollar el proyecto piloto para comprobar la validez del enfoque metodológico y la viabilidad técnica de un proyecto realmente complejo. “Se trata de comparar distintos sistemas sanitarios entre diferentes países, no solo europeos, ya que en la OCDC participan países como Australia, Estados Unidos o Canadá, y comparar entre esos sistemas sanitarios totalmente distintos exigirá un trabajo metodológico muy importante”, ha aseverado Muñoz.
  • Fase 3. Esta fase se desarrollará a lo largo del próximo año, una vez comprobada la idoneidad del proyecto y habiendo “retocado aquellas cosas que aprendamos durante este pilotaje”, ha apuntado el secretario de Salud Digital. Así, se procederá al análisis exhaustivo y a la difusión de los resultados desagregados por CC. AA.

Actualización de la cartera ortoprotésica

Por otro lado, el Ministerio de Sanidad ha completado la actualización del catálogo común de prestación ortoprotésica en el SNS. Así lo ha informado Darias en la rueda de prensa tras el CISNS y así lo comunicó esta mañana a los representantes del Comité Español de Personas con Discapacidad (CERMI) en una reunión en la que también estuvo presente la directora general de Cartera Común de Servicios del SNS y Farmacia, Patricia Lacruz.

“La actualización supone que más de 380 nuevos productos se incorporan a la cartera ortoprotésica, tanto para miembros superiores como inferiores, que van a contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad”, ha apuntado la ministra. En concreto, se incluyen 168 nuevos tipos de productos de prótesis externas de miembro superior, 212 tipos de prótesis externas de miembro inferior y 2 tipos de productos para agenesias.

Asimismo, se incorporan 27 nuevos tipos de prendas de presoterapia, de baja elasticidad o inelásticas, autoajustables, para el tratamiento del linfedema. Servirán, según el Ministerio, como alternativa a los 49 tipos de prendas elásticas (ya sean de tejido plano o circular) y complementos ya incluidos en la Orden de 2019, para algunas personas con linfedema grave.

Y, además, se introduce el modelo de silla de ruedas no plegable (SRM 030D) que facilita una mayor autonomía a las personas de utilidad para determinados pacientes que llevan una vida activa, lo que supone una alternativa a los otros 20 modelos de silla plegable, con las mismas indicaciones, ya incluidas en el catálogo común desde 2019.

Así, esta Orden “completa las actualizaciones iniciadas en 2019, para adaptar un catálogo que estaba obsoleto y no respondía a las necesidades de las personas con discapacidad”, ha apuntado Darias.

Exención de pago

Darias ha afirmado el compromiso del Gobierno y del Ministerio de Sanidad con este colectivo al sumar otras acciones, como la exención del pago a la prestación farmacéutica de los menores de 18 años con discapacidad.

Esta decisión de modificar la legislación para eximir del pago a estas personas, “sólo en 2021 benefició a más de 112.000 personas en España”. Además, fue reconocida con premio CERMI.ES 2021 en la categoría ‘Acción Social’.

Asimismo, Darias ha recordado que la nueva Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión homogeneizará los colectivos a los que se eximirá del copago farmacéutico y ortoprotésico. Esto significará que los menores con discapacidad reconocida y los colectivos que ya fueron eximidos del copago farmacéutico, también lo serán del copago ortoprotésico.

Impacto presupuestario

Con esta nueva actualización, que ha contado con las aportaciones de asociaciones de pacientes y de la representación del sector ortoprotésico, así como de diferentes colectivos y colegios profesionales implicados en esta prestación, se define el importe máximo de financiación para cada tipo de producto, adecuándolo a la realidad del mercado, para que puedan financiarse totalmente los productos incluidos y los usuarios no tengan que abonar cantidades adicionales.

Se estima que la aplicación de la norma tendrá un impacto presupuestario anual de unos 15,35 millones de euros de los que la mayor parte -15,33 millones de euros- corresponden a la actualización del catálogo común de prótesis externas de miembro superior, miembro inferior y agenesias. Estos 15,33 millones de euros representan un incremento de alrededor de un 8,10 por ciento sobre el total de gasto correspondiente a toda la prestación ortoprotésica suplementaria y un 1,23 por ciento sobre el total de la prestación ortoprotésica, incluidos los implantes quirúrgicos.


También te puede interesar…