El consejero de Sanidad, Julio García Comesaña, ha anunciado en el Parlamento gallego, que la Xunta ha preparado un conjunto de medidas con incentivos para aquellos profesionales sanitarios que tengan que trabajar jornadas complementarias, atender a los pacientes de un compañero ausente o prestar asistencia servicio a los centros de salud rurales que necesitan atención local. 

Sobre este tema, el titular de la Consejería de Sanidad ha señalado que el Plan de Atención Primaria de Galicia 2019-2021 prevé, en sus líneas estratégicas, un nuevo modelo de cobertura de las ausencias con el compromiso de revisar las condiciones de prestación económica de la prórroga de la jornada laboral horas, con el fin de animarlos.

El consejero ha señalado que, “quieren ofrecer mejores condiciones a los profesionales que tienen que trabajar en un marco global complicado como el actual, por eso propondremos, en la Mesa del Sector Salud, empezar a negociar mejoras como aumentar el precio de reposición que se paga a médicos de familia, pediatras de atención primaria, odontólogos, fisioterapeutas y personal de enfermería”. Así, la Consejería de Sanidad aumentará la cantidad pagada para cubrir la vacante de un compañero, y agregará a este sistema alguna otra categoría que no lo tenía, como la de matrona.

Otra de las medidas anunciadas por García Comesaña es la acumulación del cupo de plazas vacantes. En este sentido, cuando no sea posible cubrir una vacante con nombramiento interno por indisponibilidad del personal, las tarjetas asignadas a ese puesto podrán ser distribuidas entre el personal que acepte un aumento de cuota, y serán retribuidas con compensación. 

Sanidad también incrementará el precio de las ampliaciones de jornada que vienen solicitando los médicos, pediatras y personal de enfermería de Atención Primaria. Esta prórroga voluntaria será mejor remunerada y los objetivos estarán mejor fijados. 

Además de las medidas anteriores, la Consejería de Sanidad de Galicia propondrá aumentar la retribución de los puestos de difícil cobertura, y aumentará las cuantías que se aplican a los factores que retribuyen la prestación de servicios en lugares aislados y la soledad del profesional por la ausencia de otro. En los lugares con estas condiciones, la Xunta aplicará un incremento de las cuantías vigentes haciéndolas más atractivas y también revisará al alza el número de centros a los que se aplican estos factores. 

En consecuencia, ha remarcado el consejero que “esto no es una cuestión de presupuesto, ni siquiera de vacantes, y la Xunta está activando todas las medidas posibles para tener la plantilla precisa, pero aun así, hay dificultades, y las hay porque la otra parte implicada, el gobierno central, está haciendo poco para arreglarlo”. 

Denuncia al Gobierno Central

En su intervención en el Pazo do Hórreo, el titular de la cartera de Sanidad de Galicia, instó al Gobierno central a tomar cinco medidas fundamentales, en el ámbito de sus competencias, para hacer frente a la escasez de profesionales sanitarios. En primer lugar, velar por que el sistema de elección de plazas MIR no deje vacantes como sucedió este año con 200 plazas en toda España, de las que, “afortunadamente, sólo nueve afectaron a Galicia.”

En segundo lugar, Comesaña reclamó el reconocimiento de la especialidad de urgencias y emergencias, porque actualmente el personal formado para ejercer en urgencias ocupa puestos de formación en medicina familiar y comunitaria que de otro modo estarían reservados para atención primaria. Por ello, “hay que seguir insistiendo en que el Gobierno de España proceda lo antes posible a la creación con tramitación preferente de esta nueva especialidad, tal y como se hizo hace unos meses con la especialidad de psiquiatría infanto-juvenil”. 

El consejero también apuntó, como tercera de las quejas al Ejecutivo Central, la revisión normativa de los requisitos de acreditación de las unidades docentes de la especialidad de medicina familiar, ya que la rigidez del sistema actual no permitía incluir 64 plazas en la actual convocatoria MIR de formación de primaria, que Galicia ha conseguido acreditar en los últimos meses. Una reforma que lleva comprometida desde abril de 2018. En este sentido ha señalado que “la Xunta ha aprobado el nuevo decreto que regula el sistema de formación sanitaria especializada, que consolidará el establecimiento de medidas que se están implantando en Galicia.”

La cuarta de las reclamaciones de Galicia al Ejecutivo Central es la convocatoria de plazas extraordinarias del MIR en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria. Finalmente, García Comesaña ha señalado la importancia de disponer de instrumentos que permitan al Sistema Nacional de Salud y de planificar de forma más rigurosa su oferta formativa en el futuro. En este sentido, la Xunta sigue reclamando al Ministerio de Sanidad la necesidad de proceder a la creación definitiva del Registro Estatal de Profesionales de la Salud, comprometido desde 2018, con el fin de poder orientar las necesidades de formación de los especialistas y contribuir a solventar las carencias de profesionales en determinadas especialidades. 

Según ha remarcado Comesaña, “solo la adopción de estas medidas por parte del Ministerio de Sanidad permitirá que todo el esfuerzo formativo, organizativo, tecnológico y presupuestario que todas las comunidades autónomas y, en este caso Galicia, estamos haciendo en atención primaria, sirva realmente para asegurar su futura viabilidad”. 

Consejo Interterritorial

En su intervención en el Pazo do Hórreo, el titular de sanidad de Galicia ha señalado que la Xunta seguirá implantando medidas innovadoras, como las agendas de calidad, la reorganización del control del tratamiento anticoagulante, los planes locales de salud, la implantación de la XIDE para la gestión de la demanda, o la oferta de 106 plazas de médico especialista en atención primaria, entre otras iniciativas.

“Seguiremos contemplando todas las posibilidades para poder llevar a cabo la reforma que necesita la atención primaria, pero la misma está ligada a una mayor disponibilidad de profesionales sobre la que no todo está en nuestras manos”, remarcó el consejero. 

En este marco de políticas activas impulsadas por la Xunta, en lo que respecta al ámbito docente, la reunión de la Comisión Mixta de la USC aprobó la creación de una plaza de doctorado permanente vinculada a la atención primaria, que será impartida por un médico de familia. Esta es la primera vez que se crea, y eso significa que habrá un profesor en la Facultad de Medicina que dará clases de atención primaria, “lo que es un hito histórico y facilitará el acercamiento de los estudiantes a esta salud.”

Según García Comesaña, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el turno de Galicia, la primera petición de la Xunta será que el Gobierno de España atienda estas necesidades, “no hay nada más urgente ni prioritario que tomar acciones para atender la situación de déficit de especialistas que enfrenta y seguirá enfrentando la atención primaria de todo el Estado en los próximos años”. 


También te puede interesar…