El estudio CombivacS ya tiene los primeros resultados de la denominada inmunidad celular, que apuntan hacia “una mayor respuesta inmunitaria frente al virus, que se suma a la ya observada gracias a la generación de anticuerpos (inmunidad humoral)”. Así lo ha dado a conocer el Ministerio de Ciencia e Innovación en un comunicado, donde indican que los resultados de la vacunación heteróloga inducen a una “respuesta potente tanto humoral como celular frente a COVID-19”. Estos datos podrían facilitar el diseño de pautas futuras e vacunación basadas en la combinación de vacunas, según el ministerio.

Es conveniente recordar que este estudio, liderado por Instituto de Salud de Carlos III (ISCIII), está evaluando una pauta de vacunación combinada contra el SARS-CoV-2 utilizando una segunda dosis de la vacuna de Pfizer/BioNtech (Comirnaty) en personas menores de 60 años que ya han recibido una primera dosis de AstraZéneca (Vaxzevria).

CombivacS ofrece ahora una evaluación más completa de la respuesta inmunitaria con el análisis de inmunidad celular. Según el comunicado del ministerio, los resultados señalan que la inmunidad celular no sólo se potencia tras la segunda dosis de una vacuna de ARN mensajero en personas que previamente habían recibido una vacuna adenoviral, sino que, atendiendo a los datos publicados por otras investigaciones, podría ser mayor que la que se observa en pautas de vacunación basadas en dos dosis de una misma vacuna.

Los resultados están descritos en un artículo que acaba de publicarse en el repositorio de The Lancet, en formato preprint, por lo que aún debe ser revisado por la comunidad científica.

Reacción del sistema inmunitario

El sistema inmunitario reacciona frente a las vacunas con dos formas de defensa. La primera se denomina inmunidad humoral y consiste en la generación de anticuerpos por parte de células inmunitarias llamadas linfocitos B, que bloquean al virus antes de que realice la infección. La segunda es la inmunidad celular, que se produce gracias a la activación de linfocitos T, otro tipo de células inmunitarias que adquieren la capacidad de destruir las células ya infectadas.

Desde el ministerio indican que la generación de anticuerpos es el principal objetivo de una vacuna, pero sumar también inmunidad celular es muy importante para reforzar la respuesta inmunitaria y mejorar la protección frente al virus.

Ya se avanzó en la presentación de los resultados preliminares del CombivacS, la pauta de vacunación combinada que se está analizando este estudio potencia de manera muy significativa la inmunidad humoral, de forma que los títulos de anticuerpos alcanzados “son incluso superiores a los observados con la vacunación homóloga (dos dosis de una misma vacuna) en estudios previos”, indica el ministerio.

Mayor producción de IFN-gamma

Según explica Jordi Cano, investigador del Centro Nacional de Microbiología, los resultados revelan que la producción de interferón gamma (IFN-gamma, una proteína producida por los linfocitos T que ayuda a desencadenar la respuesta inmunitaria celular) es “significativamente mayor en el grupo de personas vacunadas con la segunda dosis de Pfizer en comparación con el grupo control, que sólo cuenta con la primera dosis de AstraZeneca”.

Además, desde el ministerio señalan que, aunque las comparaciones con otros estudios son complejas debido a factores como el tamaño de la muestra, los brazos de estudio y el tiempo de investigación, este aumento de la inmunidad celular tras la segunda dosis de una vacuna de ARN mensajero “parece mucho mayor que la observada en ensayos previos basados en dos dosis de una misma vacuna”.

En concreto, los datos de CombivacS apoyan que, mientras que la respuesta celular frente al SARS-CoV-2 no varía después de la vacunación homóloga con dos dosis de AstraZéneca, la vacunación heteróloga con una dosis de astraZéneca y una segunda de Pfizer induce “un aumento cuatro veces superior en la producción de IFN-gamma”

Técnicas utilizadas

José Alcamí y Mayte Pérez-Olmeda, también investigadores del CNM-ISCIII, señalan también esta potenciación de la inmunidad celular y recuerda los buenos resultados preliminares logrados en inmunidad humoral. El incremento en los niveles de anticuerpos y anticuerpos neutralizantes se ha analizado en las personas participantes en CombivacS empleando tres técnicas diferentes.

En todos los casos se demostró que el uso de una pauta basada en la combinación de dos vacunas diferentes potenció la respuesta inmunitaria: los títulos de anticuerpos se multiplicaron por 150 veces a los 14 días de haber administrado la segunda dosis de Pfizer, un efecto que ya era evidente a los 7 días.

Adicionalmente se comprobó la eficacia de los anticuerpos generados por la vacunación heteróloga mediante test funcionales, lo que permitió demostrar que los anticuerpos producidos eran eficaces para proteger frente a SARS-CoV-2. 

Concretamente, los títulos de anticuerpos según la técnica que identifica la región de unión al receptor del SARS-CoV-2 se incrementaron desde una mediana de 58 hasta un valor de 9.102, lo que supuso un incremento de los títulos de anticuerpos 150 veces mayor en el grupo que recibió la segunda dosis, en comparación con las personas que sólo recibieron la primera dosis de AstraZéneca.

La segunda de las técnicas utilizadas, que determina niveles de anticuerpos basados en la proteína trimérica del virus, confirmó la mayor respuesta inmunitaria: las personas del grupo experimental presentaron unos niveles de anticuerpos antes del tratamiento de 82 unidades, que a los 14 días alcanzaron una mediana de 3.430 unidades.

La tercera de las técnicas empleadas exploró la eficacia de los anticuerpos producidos y mostró un gran incremento en los títulos de anticuerpos neutralizantes tras la administración de la dosis de Pfizer, un aumento superior al descrito con otras pautas de vacunación basadas en dos dosis de la misma vacuna. 


También te puede interesar: