GM Madrid | miércoles, 14 de diciembre de 2016 h |

El presidente de la Fundación Aladina, Paco Arango, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, inauguraron la nueva UCI Aladina del Hospital Niño Jesús (Madrid), en la que la fundación ha invertido 1.500.000 euros. Más de 800 niños gravemente enfermos de toda España se beneficiarán cada año de estas nuevas instalaciones, que cuentan con la última tecnología, comodidad e intimidad para las familias y sobre todo luz natural. La UCI del Niño Jesús es la que recibe y trata a más niños enfermos de cáncer de toda España.

“Los extraordinarios médicos y enfermeras del Niño Jesús se merecían las mejores instalaciones. Hoy es un gran día para los padres, un gran día para Aladina y, por supuesto, un gran día para cualquier niño enfermo que necesita estas instalaciones”, aseguró el presidente de la fundación.

La UCI no tenía luz natural y ahora dispone de grandes ventanales al Retiro. No es un tema menor, ya que los niños pierden los ritmos biológicos en largas estancias y eso afecta a su recuperación. Además, la nueva UCI Aladina dispone de la última tecnología, con brazos robóticos y ordenadores a pie de cama para seguir los tratamientos y visualizar las pruebas in situ.

Las familias que se enfrentan al duro trance de pasar por la UCI disponen ya de más intimidad y comodidad. Gracias a esta obra, los acompañantes cuentan con un sillón preparado para el descanso donde antes había tan solo una silla, además de sala de descanso, baños adecuados, conexión wifi …

La UCI del Niño Jesús atiende cada año a más de 800 niños gravemente enfermos de toda España, un 9 por ciento de ellos enfermos de cáncer.

“Para empezar tiene luz natural, y eso es fundamental. Estar encerrado aquí, las 24 horas del día, con luz artificial, resulta muy deprimente. Lo que hace Aladina por este hospital, que es el que yo conozco, es todo”, asegura Marta, madre de un niño que ha estado ingresado en la UCI. “Cuando un niño entra en la UCI, sobre todo si es más mayor, lo que siente es pánico. Ahora, esta nueva UCI transmite una sensación de tranquilidad y serenidad, no da miedo”, añade.