M. Barberá | jueves, 13 de abril de 2017 h |

Combatir la saturación de los servicios de urgencias es el objetivo principal del nuevo Plan Nacional de Urgencias 2016-2020 que se ha presentado este miércoles en el Hospital de Sant Pau de Barcelona. Además, se quiere garantizar la equidad territorial y adecuar los procesos y dispositivos asistenciales a las necesidades de salud de la ciudadanía. Para ello, el plan se basa en diez líneas estratégicas y 30 acciones concretas que han sido definidas por un comité de expertos formado por profesionales y pacientes.

Para canalizar mejor la atención urgente de menor gravedad se pondrán en funcionamiento cinco nuevos Centros de Urgencias de Atención Primaria (CUAP), en Lleida, Girona, Reus, Badalona y Mataró. Además, se potenciará la hospitalización domiciliaria ya que, según ha explicado el director del Servicio Catalán de la Salud, David Elvira, la media de altas hospitalarias en Cataluña que se hacen a domicilio no llegan al dos por ciento y la idea es que este porcentaje aumente con el fin de liberar camas en las plantas de los hospitales.

Uno de los objetivos más ambiciosos que presenta este plan es la reducción de un 10 por ciento de los pacientes que esperan más de 24 horas en urgencias y, en cuatro años se prevé que el 100 por 100 de los pacientes registren una estancia inferior a 24 horas de espera .

Por otra parte, según datos de la Consejería, un 52 por ciento de las urgencias en los hospitales catalanes se podrían haber resuelto en un Centro de Urgencias de Atención Primaria (CUAP). Por lo tanto, se quiere fomentar la transversalidad de las acciones coordinándolas, a través del 061 CatSalut Respon, para redirigir al ciudadano a los servicios sanitarios adecuados. “Cuando ofrecemos este servicio al ciudadano no es para ahorrar costes sino para redirigirlo y optimizar los recursos del sistema y su tiempo”, señaló Antoni Comín, consejero de Salud.

En la línea de potenciar este servicio telefónico, el plan proyecta la creación, el mes próximo, de la nueva línea de atención pediátrica las 24 horas del día los 365 días del año, así como también abrir una nueva línea de atención dedicada a la salud mental.

Además, se crearán también tres nuevos equipos de apoyo a los enfermos crónicos y una unidad específica de atención al enfermo frágil. Estos pacientes son los que suelen visitar más los servicios de urgencias y el objetivo es reducir el número de ingresos. “El futuro pasa por la especialización”, aseguró Comín. En esta línea, Elvira destacó que “estamos abordando más retos porque cada vez tenemos pacientes más frágiles y más envejecimiento de población. Estos pacientes requieren abordaje integral. Según subrayó Comín, “los problemas de las urgencias en Cataluña no se arreglan en seis meses porque es un problema estructural. Los servicios públicos deben ponerse al servicio de una reforma a fondo”.