El Govern de las Islas Baleares ya comienza a tomar sus primeras decisiones bajo la batuta de Manuela García Romero, su nueva consellera de Salut. El Ejecutivo de la región insular ha aprobado así un plan de medidas urgentes para captar y fidelizar profesionales sanitarios, en forma de decreto ley, como parte de las deliberaciones de un Consell de Govern extraordinario que se ha celebrado en el arranque de la semana. Según se señala desde la administración regional, aumentar el personal sanitario “es una tarea urgente para garantizar la atención y reducir las listas de espera”. Así, califican de “imprescindible mantener el número de médicos y otro personal sanitario, y facilitar que lleguen nuevos profesionales”.

El decreto establece así la regulación jurídica de las zonas y especialidades de difícil cobertura y la posibilidad de declarar nuevas de muy difícil cobertura, vinculadas a un complemento de mejora retributiva, para garantizar la cobertura sanitaria. Así, se fija un marco normativo y se otorga seguridad en la definición de los puestos de difícil cobertura, unificando este concepto retributivo.

En aquellos supuestos en que haya un déficit estructural en la provisión y concurra una necesidad urgente que impida garantizar la cartera de servicios del área de salud correspondiente, el Consell de Govern, a instancia del director general del Servicio de Salud balear, podrá declarar nuevas plazas, zonas o funciones de muy difícil cobertura, teniendo en cuenta la insularidad como hecho diferenciador. La resolución acometida concretará, además, las cuantías que tienen que percibir estos profesionales, así como la duración de la medida. Estas cantidades podrán llegar hasta un incremento máximo del 300 por ciento por encima del complemento actual de los puestos calificados como de difícil cobertura.

Eliminación del requisito del catalán

Por otro lado, se elimina el requisito de conocimiento de catalán para acceder a los puestos de trabajo con funciones sanitarias del Servicio de Salud. De este modo, los procesos selectivos y de provisión de personal con funciones sanitarias permitirá el acceso de aquellos profesionales mejor calificados, sin que la falta de la acreditación oficial de un determinado nivel de catalán se convierta en un elemento disuasorio a la hora de acceder.

La Administración facilitará formación en la lengua a quien no la tenga, pero se seguirá valorando su conocimiento como mérito en los procedimientos de provisión de personal

Como solución, la Conselleria procuraría que las personas que no tengan un determinado nivel de catalán puedan formarse o mejorar en el conocimiento de la lengua catalana, con la colaboración de la Administración, por medio del fomento de los cursos adecuados, para facilitar a los ciudadanos el derecho de utilizar cualquiera de las dos lenguas oficiales. No obstante, se establece que los procedimientos de provisión de personal valorarán como mérito los diferentes niveles de conocimientos de catalán.


También te puede interesar…