GM Madrid | miércoles, 11 de enero de 2017 h |

El colectivo de médicos jubilados de Málaga se reunió con el consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Aquilino Alonso, tras cinco meses esperando una cita con el máximo responsable de la sanidad andaluza. El objetivo de este encuentro ha sido trasladarle los cinco puntos clave para mejorar la sanidad pública, extraídos del contenido del manifiesto ‘Jubilación no significa indiferencia’ que leyeron el 2 de agosto del pasado año, cuyo contenido rechaza los recortes sanitarios y defiende una sanidad pública de calidad.

A la reunión acudieron el secretario general del Colegio de Médicos de Málaga (Commálaga), doctor Manuel García del Río; el representante de médicos jubilados del Colegio, doctor José María Porta Tovar; el Defensor del Colegiado, doctor Juan José Bretón; y los doctores Fermín Parrondo y Miguel Cuadros. Todos están jubilados. Les acompañó la secretaria técnica del Área de Profesionalismo Médico del Colegio de Médicos, la letrada Aurora Puche.

Por parte de la Junta de Andalucia asistieron, además del consejero, el viceconsejero, Martin Blanco y el gerente del SAS, Jose Manuel Aranda.

El encuentro, que duró dos horas y media, ha servido “para iniciar una vía de diálogo con la Administración ya que volveremos a reunirnos en marzo para hacer un seguimiento de los contenidos que se han tratado puesto que hay puntos en los que tenemos que llegar a una mayor concreción”, manifestó el doctor Manuel García del Río.

Los cinco puntos clave propuestos por los médicos jubilados para mejorar la sanidad pública:

1. El gobierno andaluz debe destinar a la sanidad al menos el 7,5% del Producto Interior Bruto (PIB) en vez del 6,3% actual. Ese incremento debe destinarse a infraestructuras, equipamiento y personal. Los 9.304,7 millones de euros asignados a la sanidad en los presupuestos de la Junta de Andalucía son insuficientes: están por debajo de los 9.739 millones de euros de 2010 (es menos de lo que se invertía hace siete años). En este punto, el consejero admitió que su objetivo es ir incrementando la inversión pero no concretó más detalles.

2. El Servicio Andaluz de Salud no puede abandonar a Málaga. La capital necesita ya un tercer hospital y en la provincia hay dos proyectos que necesitan una inyección de capital económico y humano: el CHARE del Guadalhorce y el hospital de Ronda. El Servicio Andaluz de Salud no puede seguir negando injustificadamente la falta de camas, que es una realidad. Es necesario que se adapte el número de camas al incremento de la población que se produce en Málaga en época estival. Con respecto a la solicitud del tercer hospital, la Administración se ha comprometido a crear un grupo de trabajo, que contará con la participación del Colegio de Médicos, con el fin de buscar una fórmula de consenso sobre la red hospitalaria de Málaga.

3. Urge un cambio del modelo actual de gestión para que se descargue al médico de la excesiva labor burocrática que le priva de dedicar más tiempo al paciente. Este nuevo modelo debe conseguir un equilibrio entre los criterios asistenciales y económicos dentro de los objetivos que la Administración marca a los profesionales. Actualmente priman los económicos. La Administración debe admitir además el fracaso de la implementación del actual modelo de Unidad de Gestión Clínica (UGC) y fusión de algunos servicios, liderados -en muchas ocasiones- por gestores con un marcado perfil político: es necesario recuperar en estos puestos a profesionales de prestigio que aúnen gestión y clínica. En este sentido, la Administracion reconoció en la reunión fallos a la hora de transmitir los aspectos positivos de las UGC y adelantó que están trabajando para implicar a los profesionales en las Unidades.

4. El anuncio de la consolidación de los profesionales contratados de forma eventual no es suficiente para atender la demanda asistencial. Con esta medida la Administración se limita a consolidar el déficit pero la plantilla sigue estando desfasada. Este desfase se va a incrementar aún más con la recuperación de la jornada laboral de 35 horas semanales. Según la Administracion, están trabajando por recuperar los derechos de los trabajadores y llevará a cabo la interinización de la plantilla actual de eventuales con el objetivo de consolidar el mayor número de plazas posibles aunque no concretaron mas detalles.

5. Andalucia es de las pocas Comunidades Autónomas de España que mantiene el complemento de exclusividad. Solicitamos que dicho complemento se reconvierta para que todos los trabajadores del SAS puedan percibirlo independientemente de que ejerzan o no en la sanidad privada, ya que todos los empleados del SAS actualmente dedican las mismas horas a la sanidad pública, pero no todos pueden acogerse al complemento. En este punto no se pudo llegar a ningún compromiso.

La iniciativa del manifiesto surgió del colectivo de médicos jubilados y siempre ha contado con el apoyo institucional del Colegio de Médicos, tal y como le hizo saber el doctor Porta Tovar al consejero. El pasado agosto decidieron alzar la voz en nombre de sus compañeros en activo para revindicar mejoras en la sanidad pública: “Nosotros no tenemos miedo a hablar. Queremos que se vuelva a hacer una sanidad digna, como la que hacíamos cuando estábamos en activo. La situación actual es insostenible”, añadió el doctor Cuadros.