CARMEN M.LÓPEZ Madrid | viernes, 31 de marzo de 2017 h |

A estas alturas nadie duda de que la medicina de precisión es el futuro y por tanto, donde el Sistema Nacional de Salud (SNS) tiene que hacer un mayor esfuerzo. Las comunidades autónomas, el Ministerio de Sanidad y el propio parlamento son conscientes de ello. Todos coinciden en que un plan nacional es la mejor herramienta para llevarlo a cabo, sin embargo, aún falta el consenso político para abordarlo. Pero pasos se están dando. La Junta de Andalucía es un ejemplo de ello. En los próximos días presentará su estrategia en medicina de precisión. Tal y como adelantó el Consejo de Salud, Aquilino Alonso, podría servir de acicate para la estrategia nacional. Además, el titular señaló que apoyarían el proyecto que pretende liderar el Ministerio de Sanidad.

En concreto, los pasos que ha dado Andalucía en materia de oncología han sido claves. Así lo evidencia el reconocimiento Best in Class (BiC) a la Mejor Estrategia de Oncología. La semana pasada, tuvo lugar la entrega de la Placa BiC que recibió el propio consejero. Tras el acto, GACETA MÉDICA y la Junta con la colaboración de Novartis Oncology plantearon una mesa redonda para abordar el presente y el futuro en este área.

Alonso destacó que el abordaje integral del cáncer adquiere las máximas posibilidades en el sistema sanitario público andaluz, “basado en la cooperación entre profesionales y haciendo posibles nuevas esperanzas que no serían viables en un modelo de sanidad diferente”. El titular sanitario puso en valor el abordaje integral que favorece el Plan Integral de Oncología, desde la promoción de estilos de vida saludables y la concienciación social, a la lucha frente a los factores de riesgo (tabaquismo u obesidad, entre otros), el diagnóstico precoz y preciso, la disponibilidad de tecnologías efectivas. “Gracias a este trabajo cooperativo hemos avanzado mucho en las últimas décadas, con un incremento significativo de la supervivencia en los cánceres más frecuentes”. Según el consejero, en estos resultados “ha influido de manera muy importante” el incremento en la oferta de oncología médica, disponible actualmente en 26 hospitales públicos, entre ellos 13 comarcales.

A estas mejoras hay que añadir la apuesta andaluza por la investigación y la innovación en esta área, “con el objetivo de personalizar cada vez más la respuesta, buscando la máxima precisión y seguridad en el diagnóstico y el tratamiento”. Así, alrededor de 1.400 investigadores trabajan sobre el cáncer, vinculados a 51 grupos estables de investigación en centros e institutos de la sanidad pública andaluza.

Por su parte, Eloisa Bayo, directora del Plan Integral de Oncología, anunció que la comunidad renovará a finales de año esta estrategia. Como herramientas de mejora, esta actualización se centrará en la atención multidisciplinar, a través de los procesos asistenciales y la gestión clínica. Además, pretenden consolidar la figura del médico y enfermera de referencia para que puedan gestionar toda la demanda asistencial. La Consejería también pretende crear nuevas comisiones de farmacia para facilitar el acceso a las innovaciones y favorecer la equidad. La evaluación de resultados es el bastión de esta actualización del plan, tal y como comenta Bayo.

Recentralizar

Además, la experta incidió en la recentralización de los procedimientos de alta complejidad y de baja frecuencia. Es importante, a su juicio, que los profesionales adquieren experiencia y la atención se ofrezca de manera centralizada en cuestiones oncológicas. Una idea en la que coincidió Reyes Bernabé, FEA Oncología Clínica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y presidenta de la Sociedad Andaluza de Oncología, que además precisó que hace falta crear una red que conecte oncología para ofertar ensayos clínicos.

Para José Antonio Lorente, director de la estrategia de Innovación e Investigación en salud de la consejería, está claro que hay que potenciar los centros de referencia. Además, puso sobre la mesa la necesidad de que Andalucía siga trabajando por potenciar la investigación traslacional y clínica. “Nos ha faltado la tradición de comunidades como Madrid o Cataluña”, lamentó.

Por su parte, Jorge Contreras, FEA Oncología Radioterápica en el Hospital Regional de Málaga, ahondó en la inversión tecnológica que debe hacer la Junta de Andalucía, para conseguir así “estar a la vanguardia”.

Miguel Ángel Calleja, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), puso en valor que con la medicina de precisión será posible agilizar el acceso a las innovaciones. Asimismo, fórmulas de financiación como el pago por valor es un buen ejemplo a seguir potenciando. “Desinvertir en tratamientos e invertir en pacientes seleccionados”, es a su juicio, el futuro.

Por último, Antonio Hermoso, presidente de la Asociación Pacientes Ostomizados de Granada, mencionó la necesidad de humanizar la asistencia con profesionales de referencia.

Con todo, los expertos coincidieron en que el código postal no puede ser un indicativo de accesibilidad a una innovación. Hace falta hacer un esfuerzo unánime por parte de todos los protagonistas. En materia de investigación clínica hay que seguir avanzando, y Andalucía es muy consciente de ello. Como explicó Gabriel Galván, director general de Novartis Oncology, “es una comunidad de referencia en oncología”.


Andalucía seguirá trabajando en su estrategia con la actualización de su Plan Integral antes de final de año



Facilitar el acceso a las innovaciones se ha convertido en una de las prioridades del SNS


FOTONOTICIA

La Consejería recoge la Placa BiC a la mejor estrategia en Oncología

La Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía recogió la Placa Best in Class (BiC) a la mejor estrategia autonómica en oncología. Jesús Castillo, director general de Solutions y Farmacia de Wecareu-u, junto con Gabriel Galván, director general de Novartis Oncology, han entregado el reconocimiento al Consejero Andaluz, Aquilino Alonso. Un galardón que quiere poner en valor el potencial de la comunidad andaluza en su buen hacer por el avance en esta patología. La elaboración de estrategias específicas en todas las autonomías se ha convertido en una prioridad para el Sistema Nacional de Salud (SNS).