La consejera de Salud y Consumo de Andalucía, Catalina García, ha comparecido a petición propia ante la Comisión de Salud del Parlamento andaluz para informar sobre la Estrategia Andaluza para la Coordinación Sociosanitaria, cuya puesta en marcha, ha asegurado, “está muy próxima”, ya que sólo se está a la espera de la aprobación de la memoria económica por parte de la Dirección General de Presupuestos.

El objetivo de la estrategia, que cuenta con el trabajo conjunto de la Consejería de Salud y Consumo y la de Inclusión social, Juventud, Familia e Igualdad, es garantizar la atención y los cuidados sanitarios y sociales que necesitan los grupos más vulnerables de la sociedad andaluza.

“Esta estrategia busca mejorar la coordinación entre el sistema social y el sistema sanitario en Andalucía y ofrecer una atención integral centrada en las personas que requieren atención sanitaria y reciben a la vez cuidados y apoyo de los servicios sociales”, ha afirmado al titular de la cartera sanitaria andaluza.

El texto recoge una serie de objetivos estratégicos y líneas concretas de actuación, como garantizar el uso más racional de los recursos disponibles evitando traslado, ingreso y estancia innecesaria y poco adecuada a las características actuales de los hospitales; reforzar la atención preventiva que evite la aparición o el empeoramiento de situaciones de dependencia; o actuar como un mecanismo de prevención ante el reingreso.

No obstante, ha mencionado García, para que estos objetivos sean realmente factibles, “es necesario articular unas actuaciones concretas a través de líneas estratégicas, es decir, una materialización mucho más precisa”.

Estas actuaciones, según ha explicado la consejera, se centran en implantar una estructura organizativa de coordinación sociosanitaria y un modelo de gobernanza; definir el contenido de la cartera y catálogo de servicios y las intervenciones sociosanitarias; y elaborar el marco normativo y de financiación del modelo de la atención sociosanitaria.

Catalina García durante su intervención en la Comisión de Salud y Consumo del Parlamento de Andalucía.

Actuaciones previas a la aprobación de la Estrategia

La consejera ha querido remarcar que, debido a la importancia del asunto, antes incluso de la aprobación definitiva del texto de la Estrategia, el pasado mayo de 2023 se constituyó formalmente la Comisión autonómica de Coordinación Sociosanitaria, algo que ha ayudado a poner en marcha los primeros grupos de trabajo.

Un aspecto fundamental de la Estrategia es, según ha destacado la responsable de Salud, la actuación en la mejora de la salud y del bienestar de las personas que requieren de cuidados por ambos sistemas, social y sanitario, a través de la optimización de los recursos públicos.

Actualmente hay una media de unas 109 personas hospitalizadas en las denominadas como instancias sociales. “Se trata de personas ingresadas en el sistema sanitario público de Andalucía que, habiendo sido resuelto el problema clínico que motivó el ingreso, permanecen en el hospital. Y así, por motivos sociales, como ausencia de apoyo familiar, se dificulta el alta definitiva”, ha señalado García.

Cambio demográfico en Andalucía

El gobierno andaluz, según ha comentado la titular de Salud y consumo de Andalucía, “es muy consciente del cambio en el perfil sociodemográfico, epidemiológico y cultural que se está produciendo”.

“En los últimos años nuestra sociedad muestra como principal síntoma un aumento de la fragilidad emocional y de la dependencia, al tiempo que precisa una atención sanitaria y social frecuente y simultánea”, ha afirmado García.

Los principales motivos de estos cambios, según ha explicado en su intervención ante la Comisión de Salud, se concretan en el envejecimiento de la población y en el aumento creciente de las enfermedades crónicas, aunque “también se deben tener presentes las vicisitudes del ciclo vital, como son los trastornos, los accidentes o las enfermedades sobrevenidas”.

Como motivación para la elaboración de esta Estrategia Sociosanitaria, García ha mencionado que la respuesta genérica que ofrecen los sistemas públicos sanitarios y sociales “no siempre se adaptan a las particularidades y las necesidades de estos colectivos”.

“Por ello, se hace necesaria una mayor adecuación focalizada en potenciar la accesibilidad y facilitando la posibilidad de que los cuidados sanitarios y sociales puedan realizarse en el entorno habitual de vida”, ha finalizado la consejera de Salud y Consumo de Andalucía.

Inteligencia Artificial

La consejera de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía también ha intervenido ante la Comisión para recalcar que la inteligencia artificial tiene el potencial de “transformar el sistema sanitario” a la vez que “se está posicionando como una valiosa herramienta para la mejora de diagnósticos, tratamiento y gestión de datos”.

En este sentido, García ha recordado que Andalucía ya está aplicando esta herramienta en algunas áreas como en la Medicina Computacional y Bioinformática para investigación en salud y su traslación real al ámbito clínico.

Del mismo modo, durante la intervención ha señalado que el Plan Andaluz de Atención a las Personas Afectadas por Enfermedades Raras tiene previsto hacer uso de la inteligencia artificial para la detección precoz de estas patologías, “analizando la gran cantidad de datos que contiene la Historia Clínica Electrónica (Diraya) para detectar patrones y acortar el tiempo que tardan en diagnosticarse estas enfermedades”.

Finalmente, la consejera ha puesto en valor “un proyecto pionero en España” que consiste en “la aplicación de la inteligencia artificial para la detección de mosquitos portadores de enfermedades”. Se trata de sensores inteligentes capaces de informar en tiempo real de la presencia, tipo y cantidad de estos mosquitos, lo que permite una comunicación más ágil y eficaz con los servicios de protección de la salud y con la propia población de los riesgos que puedan existir.


También te puede interesar…