Tras el semestre de mandato de Eslovenia, Francia ejercerá la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea desde enero hasta junio de 2022. El Trío actual está integrado por las Presidencias francesa, checa y sueca.

Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, y Emmanuel Macron, presidente de Francia.

Emmanuel Macron, presidente de Francia, ha resaltado que, ante los desafíos sanitarios y económicos o ante el cambio climático, “la mejor respuesta es europea”. Así, la nueva presidencia trabajará por una Europa más fuerte y soberana y se esforzará por convencer a los europeos de que una respuesta común es la mejor opción para hacer frente a los retos actuales. Y un ejemplo de ello es la pandemia: “Nuestra UE nunca tiene más éxito que cuando defiende sus valores e intereses. En la crisis de la COVID-19, Europa ha sabido salir adelante, fiel a su modelo”, ha destacado Macron.

El presidente francés ha hecho hincapié en que “ningún espacio político ha vacunado tanto a su población y donando la mayor cantidad de vacunas del mundo”. Asimismo, ha afirmado que se han respetado los derechos, se han aprobado leyes y los jueces han verificado estas decisiones. “Solidaridad y democracia, ese es el modelo europeo“, ha resumido Macron.

La Presidencia francesa seguirá muy de cerca la evolución de la pandemia. Para poder reaccionar ante los cambios que pueda sufrir la situación de la crisis sanitaria, se ha puesto en marcha un sistema de control y toma de decisiones en materia de salud. Así, cada dos semanas, la Secretaría General de la Presidencia francesa del Consejo de la UE (SGPFUE), la Secretaría General de Asuntos Europeos (SGAE), el Centro Interministerial de Crisis del Ministerio del Interior (CIC), la unidad de crisis sanitaria del Ministerio de Sanidad y Solidaridad (CCS) y el grupo de trabajo Covid-19 del Ministerio para Europa y Asuntos Exteriores, se reunirán para intercambiar sus puntos de vista sanitarios.

Prioridades de la Presidencia francesa

“La mayoría de los ciudadanos europeos ya no culpan a Europa por hacer demasiado, sino por no hacer lo suficiente. Es el caso de la salud, la transición ecológica, la transición digital, las políticas sociales, la seguridad y defensa o la migración”, ha apuntado Macron. Por ello, entre sus prioridades destacan la transición digital, la regulación económica y la responsabilidad de las plataformas digitales, así como una Europa social.

La presidencia francesa permitirá preparar “la Europa del mañana”, por lo que pretende sentar las bases para realizar cambios profundos en las siguientes áreas:

  1. Sanidad, con una verdadera agencia conjunta de investigación y grandes planes de investigación, por ejemplo, sobre el alzhéimer.
  2. Economía, con un nuevo modelo de crecimiento e inversión para la UE y la zona euro.
  3. Valores europeos, con instrumentos para la protección de las democracias europeas. 
  4. Juventud, con la ampliación del Erasmus.
  5. Cultura, con una “Academia Europea” que reúna a un centenar de intelectuales de los 27 países miembro y de todas las disciplinas para arrojar luz sobre el debate europeo.

Muchas leyes europeas se negociarán o adoptarán durante la Presidencia francesa en materia digital, climática y social. Por ejemplo, entre sus prioridades está la regulación económica y rendición de cuentas de las plataformas digitales o establecer una legislación europea sobre salarios mínimos.

Respecto a la transición ecológica, la urgencia de la Presidencia francesa será la creación de un precio del carbono en las fronteras de la UE sobre los productos importados. “Es una cuestión de eficiencia económica y ecológica”, ha recalcado Macron.

En definitiva, el programa de la Presidencia francesa consta de tres ambiciones: una Europa más soberana y fuerte que aporte soluciones a los desafíos globales; un nuevo modelo europeo de crecimiento, que permita la creación de empleo, innovación y excelencia tecnológica, donde el desarrollo económico esté alineado con los objetivos climáticos; y una Europa humana, que escuche las preocupaciones de los ciudadanos, defienda el estado de derecho, confié en la ciencia y asegure el futuro para la próxima generación.

Las expectativas de los eurodiputados

Los eurodiputados franceses han explicado sus expectativas sobre los planes de la Presidencia francesa. El eurodiputado François-Xavier Bellamy (PPE) considera que esta presidencia debe ser “la ejecución de dos o tres prioridades claramente definidas para lograr un objetivo único: “la reducción de nuestras vulnerabilidades”.

En opinión de la eurodiputada Sylvie Guillaume (S&D), la presidencia “debería guiar su trabajo en base a la necesidad de justica social y climática”. En este sentido, espera que Francia pueda sacar adelante en el Consejo el paquete legislativo para la acción climática “Objetivo 55”.

En nombre del grupo de Los Verdes/ALE, los eurodiputados David Cormand y Michèle Rivasi también destacaron que la protección del medioambiente y la crisis climáticas deben ser prioridades de la UE y de la presidencia de Francia.

Del mismo parecer es Manon Aubry (La Izquierda): “La presidencia francesa debería centrarse totalmente en las dos prioridades más urgentes de nuestro tiempo: la crisis climática y el aumento de las desigualdades”. Según ella, Francia debería “impulsar y defender un Pacto Verde más ambicioso, luchar por un verdadero salario mínimo europeo e impulsar la transformación total del actual marco de gobernanza económica poniendo fin a toda competencia y austeridad”.

Para Marie-Pierre Vedrenne (Renew), uno de los asuntos claros que debe abordar la nueva presidencia es garantizar una recuperación innovadora, socialmente justa y económicamente responsable. La eurodiputada cree que debería ser una oportunidad para “trabajar por una Europa unida” que no ponga en juego sus valores europeos.


También te puede interesar…