Julia Almagro | martes, 02 de octubre de 2018 h |

El sindicato de Enfermería Satse ha publicado los resultados de un estudio llevado a cabo por un grupo de expertos y dirigido por Alfonso Jesús Cruz Lendínez, doctor en Enfermería, en el que se realiza un detallado análisis de la situación de la Enfermería en España, comparándola con otros países europeos. Se trataba de definir la línea roja en la ratio pacientes – enfermera, que no se debería cruzar si se aspira a ofrecer una atención sanitaria segura y de calidad a los ciudadanos.

El estudio se ha realizado con el máximo rigor científico y aporta cifras que hablan por sí solas. En su elaboración se han considerado los datos de 326 hospitales, 9400 unidades de servicio, 2600 centros de salud, 253 dispositivos de urgencias, y 170 centros de bienestar social. Se trata de un estudio multicéntrico, descriptivo y transversal en el que se analiza con detalle las ratios del número de pacientes respecto al número de enfermeras y enfermeros, desde diversas perspectivas.

Los resultados concluyen que en España existe casi el mismo número de enfermeras que de médicos, mientras que la Unión Europea la cantidad enfermeras duplica la de médicos. En concreto, la media europea es de 8,8 enfermeras por cada 1000 habitantes, cuando en España solo hay 5,3 enfermeras para el mismo rango poblacional, según datos de la OCDE. Si consideramos el número de médicos, sin embargo, la tendencia se invierte. La media de la UE es de 3,4 médicos por cada 1000 habitantes, y para España, de 4,9. España es el primer país de Europa en lo que respecta al número de médicos por habitante. En cambio, si analizamos la cantidad de enfermeras sólo cuatro países europeos están por debajo.

Son numerosos los organismos, asociaciones científicas y estudios que concluyen que un déficit de profesionales repercute directamente en la salud de los ciudadanos, incrementando también los índices de morbilidad y mortalidad. Por ejemplo cuando la ratio se sitúa alrededor de 10 pacientes por enfermera, el riesgo de mortalidad aumenta hasta 1,37 veces en comparación con ratios más seguras.

En España, una enfermera tiene a su cargo entre 9 y 18 pacientes lo que supone una media de 12,7. La ratio recomendada oscila entre seis y ocho pacientes por enfermera, seis para el turno de día y ocho para el de noche. “Esto nos lleva a reflexionar sobre la eficiencia del modelo sanitario que tenemos en nuestro país y si se puede mejorar”.

El impacto del déficit de personal en el ambiente laboral es evidente. Hasta el 80 por ciento de las enfermeras y enfermeros admite padecer estrés y el 83 por ciento piensa que no tiene tiempo para desempeñar su trabajo con calidad. Estos resultados manifiestan que existe una relación clara entre déficit de plantilla y deterioro del entorno laboral.