Vuelve el CISNS más colaborador y menos beligerante

24447

La ministra de sanidad, Carolina Darias, ya comienza a disfrutar de un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) más constructivo. Las disputas habituales políticas han dado paso a un ambiente de más colaboración. Sin duda ha contribuído que ha sido el primer encuentro de consejeros y consejeras presencial desde febrero de 2020.

“Está muy bien escogido el Senado como punto de partida de la coordinación de la sanidad y la vuelta a verse las caras de manera presencial

El Ministro de Política Territorial, Miguel Iceta, también participó, y la presidenta del Senado, Pilar Llop, les dio la bienvenida al Senado.
Está muy bien escogido el Senado como punto de partida de la coordinación de la sanidad y la vuelta a verse las caras de manera presencial. El Senado cada vez muestra que la territorialidad no está reñida con las prioridades comunes en salud. El trabajo de la Comisión de Sanidad en la Cámara alta así lo demuestra.

“La COVID-19 ya obliga a rediseñar la asistencia sanitaria del presente y también del futuro con más incertidumbre que hemos tenido en el siglo XXI”

Reunión productiva

La reunión del CISNS ha ofrecido un mensaje de que es posible volver a trabajar y entenderse en lo relevante, sin olvidar las medidas de prevención y distancia de las reuniones. Lo ha definido la ministra Darias de manera muy clara: hay que seguir ocupándose de lo urgente pero hay que “acometer con prontitud lo importante“. La afirmación la ha realizado al finalizar el Consejo, en la rueda de prensa posterior.
Nadie pide que los partidos políticos (y los votantes más viscerales que lo jalean en ocasiones) no reflejen sus filias y fobias en aquellos órganos que coordinan asuntos relevantes. Pero las disputas en el CISNS nunca han gustado ni al sector ni a la sociedad cuando se la pregunta. El CISNS está para resolver problemas comunes y las disputas políticas puede dirimirse en otros lugares. Estamos en el buen camino.

Presión asistencial a la baja, contagios al alza

La presión asistencial, por otro lado, está disminuyendo, tanto en hospitalizaciones como en ocupación de UCIs. Pero es una disminución lenta. A nivel de contagios, hemos vuelto a superar los 100 casos de incidencia acumulada (IA) a 14 días en España, tras un cambio de tendencia. La IA está subiendo especialmente en los grupos no vacunados (16 a 30 años).
La evidencia a fecha de hoy es que la protección inmunitaria, ya sea adquirida o inducida, se mantendrá de manera razonable en el tiempo.

Las incertidumbres son las variantes y la población que no pueda ser inmunizada. Este grupo será el que permanezca de manera crónica como el foco de nuevos casos. La COVID-19 ya obliga a rediseñar la asistencia sanitaria del presente y también del futuro con más incertidumbre que hemos tenido en el siglo XXI.