Un pequeño convenio, un gran paso para los investigadores

268

Por Enrique Veloso, portavoz de Sanidad de Cs en la Asamblea de Madrid

La Comunidad de Madrid ya tiene, por fin, su primer convenio colectivo para el personal investigador. Se trata de una iniciativa que mi partido, Ciudadanos, ha respaldado desde el inicio con multitud de iniciativas parlamentarias. Es un convenio pionero en España, y de enorme transcendencia para la investigación, básicamente porque supone poner un punto final al limbo jurídico en que se encontraban más de un millar de investigadores en nuestra región. Este convenio es un gran paso para avanzar en la estabilización de nuestro personal investigador, y esperamos que sirva de catalizador para el resto de las comunidades autónomas que siguen en el limbo.

La COVID-19 ha puesto de manifiesto que sólo la ciencia y la investigación nos van a sacar de esta terrible crisis sanitaria. Por eso quiero poner en valor la importante labor estratégica que realizan nuestros investigadores hospitalarios. Porque estos científicos, aunque no tratan directamente con los pacientes, realizan su trabajo en la trastienda de los hospitales y son fundamentales para salvar vidas. En Madrid, diariamente, alrededor de 1.200 científicos de todas las disciplinas se dejan la piel trabajando en las 13 fundaciones biomédicas que existen en nuestra región. Trabajan en busca de tratamientos que ayuden a mitigar en los pacientes el impacto de enfermedades tan graves como el cáncer. En el contexto de la actual pandemia, en sus manos está, por ejemplo, la capacidad de prever cómo puede evolucionar un positivo por coronavirus, y poner esta información, a su vez, a disposición de los hospitales para que puedan hacer sus cálculos sobre la disponibilidad de camas en UCI. Recientemente, hemos conocido que hay dos centenares de científicos trabajando en el desarrollo de un tratamiento eficaz para hacer frente al Sars-CoV-2.

Sin embargo, a pesar del importante papel que desempeña llevando sus descubrimientos a la práctica clínica, el personal investigador hasta ahora no contaba con un convenio propio. Porque para quien no lo sepa, estos científicos, aunque trabajen en las mismas instalaciones hospitalarias que los médicos, no están sujetos al mismo régimen de laboral con los inconvenientes que ello conlleva.

Por eso es tan importante este nuevo convenio. Porque tras casi dos años de reuniones, y tras una dura negociación entre la Consejería, investigadores, organizaciones sindicales y las Fundaciones de Investigación Biomédica (FIB), finalmente a principios de este mes de diciembre se ha dado luz verde a un convenio que dará seguridad jurídica y certeza al personal investigador. Por fin, se regulará su régimen laboral, su carrera profesional, sus retribuciones, etc., pero, sobre todo, porque con este convenio se pondrá fin a una injustificable inestabilidad laboral que afecta a buena parte del personal investigador, y que repercute tan negativamente en los resultados de las investigaciones. Y es que la alta temporalidad impide que la ciencia avance. Por eso, es importante sensibilizar a la sociedad sobre el papel que juegan nuestros científicos y lo injustamente que es reconocida su gran labor. Si queremos retener talento científico, esta situación hay que cambiarla ya en nuestro país. Tenemos que cuidar y proteger a nuestros investigadores.

Como decía Lao-Tse, “Un viaje de mil millas comienza con un primer paso”. En Madrid, el primer paso en la buena dirección ya se ha dado, y desde Ciudadanos vamos a seguir trabajando para proteger a los investigadores en toda España.