Marcos Santos

Tal y como estaba previsto desde el inicio del año, 2022 se está caracterizando por la vuelta a la plena presencialidad en los eventos. Los congresos internacionales no son una excepción y también han retomado el tradicional formato para su celebración. Había ganas de verse las caras y volver a ese ‘tú a tú’ tan necesario en los eventos para la práctica del networking.

Si bien es cierto que el formato híbrido suele ser predominante en los encuentros que se están realizando este año, la vuelta total a la presencialidad está siendo un denominador común. Aquellos que cuentan con una naturaleza médica y científica han recibido con gran acogida el formato presencial, que no hace más que aumentar la eficacia en la transmisión de conocimiento.

En el ámbito de la oncología radioterápica lo echábamos de menos y consideramos que es muy necesario, sobre todo desde un punto de vista internacional, donde tenemos la oportunidad de establecer lazos de unión aún más estrechos entre países. Sin duda es mejor que a través de una mera pantalla o dispositivo, como lo hemos hecho en los últimos dos años.

La Asociación Ibero-Latinoamericana de Terapia Radiante-Oncológica (ALATRO) celebrará del 16 al 18 de noviembre su VIII Congreso anual en Lima. Perú se convertirá así en punto de encuentro internacional de la oncología radioterápica donde participarán especialistas de referencia de varios países latinoamericanos y España, entre otros. Y, ojo, de forma presencial.

El programa científico diseñado para el encuentro incluirá los avances y actualizaciones más relevantes de este ámbito de la medicina. Radiocirugía, SBRT en cáncer de pulmón, braquiterapia y el abordaje en distintos tipos de cáncer serán algunos de los temas que se abordarán en Lima. Las jornadas se distribuirán en tres días donde se desarrollarán, además de los diferentes simposios y ponencias, talleres como los de contorneo en cáncer de mama y planificación de VMAT en este tipo de tumor. También se expondrán presentaciones físicas-médicas y comunicaciones orales.

No es un tema baladí y ya merecía que se tratara de nuevo a través de la presencialidad. Nuestros pacientes lo merecen, ya que son ellos los que, en última instancia, se van a ver beneficiados de la actualización científica que ejecutaremos en este encuentro. Al fin y al cabo todo el trabajo de los profesionales sanitarios, sea cual sea el ámbito de la medicina que aborden, tiene como reto final mejorar los tratamientos que se ofrecen a los pacientes y, por lo tanto, beneficiar su salud y calidad de vida.