El verdadero cambio de modelo económico tiene que pasar por i+D +i+d

El portavoz de Sanidad del PP en el Senado explica el nuevo escenario de la investigación

337

Por Antonio Alarcó, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Senado y Catedrático, Doctor en Periodismo y Sociología

El cambio o modificación del modelo económico es una necesidad objetiva del sistema que haría que nuestro sector productivo vaya hacia un modelo de mayor valor añadido. Un modelo que precisa de un sector de I+D+i+d (investigación, desarrollo, innovación y divulgación) más eficiente y potente, que conecte mejor la investigación, la innovación, la academia y el tejido industrial, y que además cuente con una alta participación de la iniciativa privada en la financiación y en la ejecución.

Para todo ello, la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología y de Innovación y el fomento de patentes tiene que seguir profundizando en la ruptura de compartimentos estancos que aíslen la investigación y la innovación, que permitan responder a las necesidad del sistema español (europeo) de I+D+i+d y así conseguir su contribución a la economía española-europea, sin tener que desatender la investigación básica.

La colaboración entre los agentes públicos y privados del sistema de ciencia, tecnología e innovación tendrá que hacerse diseñando actuaciones que contemplen el proceso desde la generación en conocimiento hasta su incorporación en productos y servicios.

Existe la necesidad de conectar con la estrategia europea Horizonte 2020 y sucesivos, y seguir básicamente las grandes líneas de actuación europeas —cuando se dice europea es también hablar de nuestro país— y llegar a la inversión similar, que es aproximadamente 1,2 del PIB.

“España es la tercera economía de Europa y por lo tanto es una de las más dadoras al sistema común de financiación”

El sector productivo español debe descargar y ocupar el porcentaje de gasto en I+D+i+d a tenor de nuestra economía, por lo que la incorporación de nuevos actores al sistema que aporten ideas con el objetivo de acercar la ciencia a la sociedad (d=divulgación), alcanzar un mayor nivel de cultura científica y buscar nuevas forma de iniciativas e incentivos que hagan posible este objetivo.

La Cámara Alta, a iniciativa de nuestra organización política y que coordinamos, formó una ponencia de estudio en el seno de la Comisión de Economía y Competitividad de la Cámara cuyas reflexiones y conclusiones, aprobadas en el pleno por unanimidad, demuestran que la ciencia no tiene ideología, son más si cabe de rabiosa actualidad y aplicabilidad.

Se habló-discutió en 2016 y se publicó sobre utilización fiscal, fondos éticos de inversión, responsabilidad corporativa y patrimonial, mecenazgo y micromecenazgo. La monografía que resultó está a  disposición de  todos en el Senado.

Temas como la fiscalidad de la innovación (contabilidad científica), la financiación, la actualización de la ley de mecenazgo, la divulgación como eje dinamizador de la innovación.  La ampliación del conocimiento y las reformas del marco regulatorio, tienen que seguir siendo actualizadas para poder llevar a buen puerto el Espacio Europeo del Conocimiento (quinta libertad) al cual pertenecemos.

A efectos de hoy, España es la tercera economía de Europa y por lo tanto es una de las más dadoras al sistema común de financiación y esto obliga a participar con más intensidad en la líneas científicas de la Unión Europea al I+D+i+d.

Obligatoriamente, la inteligencia artificial y el Big Data son instrumentos imprescindibles para un desarrollo correcto de la innovación para lo cual hay que hacer un esfuerzo importantísimo centrado en homogeneizar los sistema informativos y hacer una introducción correcta y adecuada de los datos. Los algoritmos resultantes serán definitivos para el desarrollo con una economía de recursos evidentes.

Tenemos que tener en cuenta que el cuarenta por ciento de las profesiones que van a ser necesarias en diez años no existen hoy, con lo cual hay que hacer una reforma importante de las universidades españolas y sus titulaciones para poder dar respuestas a las obligaciones que tiene la Universidad.

Colaborar en la creación de hombres y mujeres libres y conseguir mujeres y hombres empleables tienen que ser los dos objetivos principales de cualquier hecho universitario.

“El 40% de las profesiones que van a ser necesarias en diez años no existen hoy”

La ciencia hoy no esta en la universidades, está en la redes, si acaso en la universidades está la excelencia y este adelanto tan importante debe ser una oportunidad aprovechada para formar y aplicar algo imprescindible que es la evidencia científica. Permitiendo el acceso a la ciencia de forma sencilla y barata al lado del tercer mundo sobre todo en vías de desarrollo.

Por todo ello este cambio de paradigma es de obligado cumplimiento y no hacerlo sería un grave error de incalculables consecuencias para nuestros ciudadanos y para nuestro país dentro del hecho europeo.