Premios BiC

La estadística de fallecidos en 2020 de determinadas patologías será reventada por la pandemia de coronavirus, como veremos al acabar el año. Ictus, eventos cardiovasculares, cáncer, afecciones respiratorias… la lista es larga. Conocemos las muertes por cada una de estas patologías en condiciones normales de asistencia sanitaria. Algunos pioneros llevan desde febrero con la doble ruta asistencial, como los servicios de urgencias, y son los que ahora piden volver a la normalidad asistencial, con todas las medidas preventivas, por supuesto.

¿Cuántos enfermos de Epoc fallecerán en 2020 como consecuencia de no haber podido ser atendidos y tratados de sus exacerbaciones, más allá de los 30.000 fallecidos del año pasado? ¿Cuántos más? Por esta razón, no puede volverse a colapsar ni a dedicarse toda la atención sanitaria a la pandemia. Es un lujo que no podremos volver a realizar nunca más.

“Si no volvemos a la normalidad, nos encontraremos con un colapso sanitario que proseguirá al colapso socioeconómico”

Hasta un 90% de todos los recursos asistenciales se dedicaron durante el pico de la pandemia a enfermos de Covid-19. Nada que no fuese de extrema urgencia era atendido. Pero esa situación debe acabarse.

Esto es lo que plantea Juan Armengol, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES). “Si no volvemos a la normalidad, nos encontraremos con un colapso sanitario que proseguirá al colapso socioeconómico“. Lo dice una persona que ha vivido en primera línea de batalla con su equipo la pandemia del siglo.

“Tenemos un master en pandemia”

Para Armengol, la experiencia acumulada es un “master”, que no impide que sigan sin ser una especialidad estos especialistas. El presidente de los urgenciólogos dice que “insulta a la inteligencia” no entender que se están manejando indicadores que no tienen ya nada que ver con la pandemia: En Madrid llevan 6 semanas sin detectar un sólo caso nuevo de Covid-19, puesto que los ingresos son reactivaciones de pacientes ya infectados. De la misma forma, asegura que las muertes en UCI en estos días en muchos casos corresponden a pacientes ingresados hace tiempo, durante los días peores de la pandemia.

Volver a la normalidad asistencial

Para volver a la normalidad asistencial se debe tener en cuenta lo que ya ha publicado la OMS. Armengol asegura que son tres aspectos los que se deben considerar en línea con dicho organismo:

  1. Control del virus
  2. Escalada de la atención sanitaria, recuperar la normalidad
  3. Preservar el derecho del resto de pacientes (oncológicos, respiratorios, coronarios, neurológicos…)

El sistema sanitario se va a refundar y asegura el presidente de los urgenciólogos que la respuesta asistencial en Madrid ha sido espectacular e increíble: “Si me dicen antes que íbamos a actuar así, no me lo hubiera creído”.

Dos circuitos de pacientes

Los intensivistas concluyen que una segunda ola de Covid-19 debe afrontarse con dos circuitos de pacientes dentro del hospital hacia las UCIs. Han sido los especialistas que están con los casos más graves de la Covid-19 quienes lo han dejado bien claro a través de un debate organizado por su sociedad. La Semicyuc y sus expertos concluyen que una segunda ola de Covid-19 debe afrontarse con dos circuitos paralelos: uno dedicado a pacientes con coronavirus y el otro a pacientes con otras patologías. En ningún caso dedicarse la totalidad de las camas y recursos a la Covid-19, porque eso sería un desastre aún mayor.

Un rebrote de infecciones por la Covid-19 deberá convivir con la hospitalización de pacientes con otras patologías, y las urgencias y las UCIs deberán ajustarse a sus espacios naturales y separarlos.

Con la práctica desde el pasado febrero de los urgenciólogos que se anticiparon con su doble circuito, se facilitaría volver a una relativa normalidad asistencial.

Por eso, un rebrote de infecciones por la Covid-19 deberá convivir con la hospitalización de pacientes con otras patologías, y las urgencias y las UCIs deberán ajustarse a sus espacios naturales y separarlos. Las salas contiguas, los refuerzos como el Hospital de Ifema (con algunas camas de UCI), habilitar otras camas en los hospitales, etc. Todo con tal de recuperar la asistencia a otros pacientes.

El estrés al que ha sido sometido el sistema sanitario por el exceso de atención a los pacientes contagiados de SARS-CoV-2, solo es superado por la suspensión de la atención de otros pacientes. Aunque como en la desescalada por fases, no es igual en todas las regiones.